• Así lo ha dado a entender el titular de Economía, Luis de Guindos, en Bruselas, lo cual supone otro incumplimiento del Gobierno por presiones de Bruselas.
  • España aspira a mantener la presencia en el BCE, aunque todo el mundo da por perdida esa batalla.
  • Se da por hecho que será el Luxemburgués Yves de Merch el sustituto del consejero español José Manuel González Páramo.
  • De Guindos clama a gritos por el cumplimiento del calendario del supervisor único bancario, fundamental para la recapitalización directa de la banca española.

El ministro de Economía Luis de Guindos ha anunciado este martes, tras su comparecencia en el Ecofin de Bruselas, que no descarta que la subida del IRPF se extienda al año 2014. El ministro de Economía y Competitividad ha vuelto a recalcar que España cumple los objetivos del déficit y no está negociando una relajación de estos compromisos.

Por ello, para poder cumplirlo, igual hay que incumplir el planteamiento que se hizo a los españoles de la subida del déficit como algo temporal, que sólo afectaría a los ejercicios de 2012 y 2013. Así, en Bruselas, Luis de Guindos ha  manifestado que "el horizonte temporal del IRPF era hasta 2014, pero el objetivo prioritario es reducir el déficit público. Habrá que ver las proyecciones de crecimiento para 2014. Queda más de un año".

Ya lo dijo Olli Rehn hace una semana, cuando pidió a España que concretara su medidas para bajar el déficit en el 2014. Dicho y hecho. España parece estar semintervenida.

Con respecto a la subida de la prima de riesgo, De Guindos ha restado importancia al asunto: "Es cierto que lleva unos días subiendo, pero tiene más que ver con la situación en Grecia que con las previsiones de la Comisión", ha dicho, en alusión a la falta de acuerdo definitivo sobre Grecia: "el diferencial de la prima de riesgo está evolucionando igual que en el resto de países europeos".

Al ser preguntado por el bloqueo español al luxemburgués Yves de Mersch, sustituto del español José Manuel González Páramo,  ha declarado que "el Gobierno español considera que nunca va a renunciar a tener presencia en el consejo de Gobierno del BCE".

De Guindos ha expresado que es fundamental que se cumpla el calendario de implementación del supervisor único bancario. El ministro ha señalado que las principales discrepancias de los socios de la zona euro que se han debatido en el Ecofin han consistido en si países de fuera de la moneda común pueden o no participar en el mecanismo de supervisión -y si el control que ejercerá afectará a las 6.000 entidades de la zona euro- o solo a las sistémicas, es decir, aquellas tan grandes que pueden poner en peligro con sus problemas la estabilidad del sistema económico, como Bankia, por ejemplo.  

Andrés Velázquez
[email protected]