Las pérdidas se elevan a 22.000€ para una hipoteca de 200.000La Sección 17ª de la Audiencia Provincial de Barcelona ha confirmado la nulidad de un 'swap' -un producto de ingeniería financiera- colocado por Caixa Penedés (hoy Banco Mare Nostrum) a una pequeña empresa de reformas -una fontanería con dos empleados- dictada por el juzgado de 1ª instancia nº7 de Sabadell.

La colocación se produce tras una visita a la sucursal preocupados por el alza de los tipos y el impacto que pudiera tener en la hipoteca contratada por valor de 200.000€. Es entonces cuando la directora de la sucursal les ofrece un "seguro de tipo de cambio".

El fallo recuerda que según el servicio de reclamaciones del Banco de España los swaps son productos complejos adecuados para clientes "con formación financiera claramente superior a la clientela bancaria en general".

"En este caso es claro que los clientes no contaban con una información financiera superior a la media y que el producto no era conveniente para su perfil; un ejemplo de libro de mala praxis bancaria", señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho que ha dirigido la defensa.

La Audiencia Provincial de Barcelona afea que no se realizara el test de conveniencia a pesar de que la iniciativa de la contratación fuera de la propia entidad. La directora alega que no se hizo el test "porque el cliente no facilitó la información requerida". ¿Cómo se aseguró entonces de que el producto era adecuado para el cliente como manda la Ley del Mercado de Valores y la directiva MiFID?, se pregunta Navas.

Sí hubo -en cambio- información precontractual con planteamiento de diferentes escenarios. Sin embargo, la mayoría eran positivos y los positivos lo eran de mayor cuantía que los negativos. "Dando a entender que había más posibilidades de liquidaciones positivas que negativas y por importes superiores", señala el fallo. La realidad fue exactamente la opuesta: la pyme percibió 927,57€ de liquidaciones positivas y sufrió 22.937,98€ de liquidaciones negativas. Es decir, un perjuicio de 22.010,41€.

La sentencia concluye que no hubo información "clara, correcta, precisa y suficiente". También se señala que "se eludieron los riesgos y los posibles perjuicios". De hecho, la propia directora de la sucursal reconoció en el juicio que "no se explicó bien". Así que la Audiencia Provincial de Barcelona confirma la nulidad dictada por eljuzgado de 1ª instancia nº7 de Sabadell y condena a Caixa Penedés (Banco Mare Nostrum) a devolver el dinero cobrado y a abonar las costas de la casación. "Desgraciadamente hemos tenido que presentar demanda ejecutiva de embargo porque no han querido abonar voluntariamente", añade Navas.

"La mala praxis tiene las patas muy cortas. Afortunadamente siempre se acaba con el reproche judicial; pero las entidades deberían de tomar nota y dedicarse a su negocio de intermediar entre exceso y demanda de liquidez con análisis de riesgos sin buscar atajos que no llevan a ninguna parte", concluye Navas.

Andrés Velázquez
[email protected]