• Con el objeto de no gravar los recursos propios de Caixabank tal y como establece la norma europea.
  • VidaCaixa cierra un 2017 de récord al ganar 634 millones, un 28,8% más.
  • La aseguradora aporta alrededor del 40% del beneficio de Caixabank.
  • El procés ha tenido un impacto "mínimo" en la compañía.
  • Y el de la bajada de las comisiones de planes de pensiones será inferior a 10 millones de euros.
VidaCaixa cerró 2017 con un margen de solvencia del 147%, esto es, 23 puntos básicos más que el que tenía en diciembre de 2016. Estamos hablando de un superávit de 880 millones de euros, según las cuentas publicadas por la aseguradora este miércoles. Eso está bien, pero tiene su contrapartida porque el BCE grava las inversiones de los bancos en otros sectores, por ejemplo, en seguros. Es otra de las normas absurdas de la nueva contabilidad que nos invade. Así las cosas, la solución consiste en reducir capital repartiendo un dividendo más generoso al accionista, que es Caixabank. Pero eso que parece sencillo, en realidad no lo es tanto si se quiere hacer con el visto bueno del regulador. Ojo, un visto bueno que no es obligatorio por ley, pero que sí es de buenas prácticas empresariales. Y eso es, precisamente, lo que está negociando Tomás Muniesa (en la imagen) con el regulador. En cuanto a los resultados, todo son buenas noticias. 2017 fue un ejercicio récord: VidaCaixa ganó 634 millones de euros, un 28,8% más que en 2016 que, en términos de resultado recurrente, es el mejor resultado de su historia. Estamos hablando de la entidad líder del sector asegurador en nuestro país, que controla el 32,8% de la cuota de mercado en primas de seguros de vida (un 2,4% más que hace un año) y el 23,5% en planes de pensiones, después de crecer un 0,6% durante el año. Muniesa se ha mostrado especialmente satisfecho este miércoles, durante la presentación de los resultados. "Ha sido un ejercicio excepcional. Además, estamos especialmente orgullosos de nuestra labor como gestora, consiguiendo para nuestros clientes rentabilidades por encima del mercado", ha asegurado. Además, el consejero delegado de la compañía y vicepresidente de Caixabank ha resaltando el hecho de que la aseguradora aporta alrededor del 40% del beneficio del banco. Efectivamente, es mucho y viene propiciado por los bajos tipos de interés. Muniesa considera que, con unos tipos 'normalizados', el peso de la aseguradora en el banco debería rondar el 25%. Ni siquiera el procés ha enturbiado las cuentas del pasado año. "La verdad es que no lo notamos. El número de cancelaciones o traspasos por encima de lo normal fue mínimo", ha señalado. La crisis política catalana sólo se notó algo en la contratación de seguros entre el 1 y el 15 de octubre. Poca cosa, ya que en el cómputo total del último trimestre, las contrataciones aumentaron respecto a las de 2016. Por cierto, la bajada, por ley, de las comisiones de los planes de pensiones tampoco tendrá un impacto significativo en VidaCaixa. Según Muniesa, será menor de 10 millones de euros sobre la cuenta de resultados de 2018. Pablo Ferrer [email protected]