• El presidente de EEUU también les ha propuesto iniciativas de desarrollo sostenible.
  • El desarrollo sostenible no es más que un eufemismo para referirse a las políticas de control de la natalidad para que los ricos -o sea, EEUU- puedan siempre controlar las materias primas de los países pobres, o sea, los africanos.
  • Y Obama les habla de cambio climático cuando, encima, los africanos son los menos culpables del susodicho cambio climático.
  El presidente de EEUU, Barack Obama, se encuentra de visita por África. Comenzó en Kenia, donde nació su padre. Y ayer lunes ha llegado a Etiopía, desde donde volverá a Estados Unidos durante la jornada del martes. En Etiopía ha pronunciado un discurso a la Unión Africana vergonzoso, al hablar a los africanos, que se mueren de hambre, de las iniciativas de desarrollo sostenible y en favor del cambio climático. El desarrollo sostenible es, ya saben, un eufemismo para referirse a las políticas de control de la natalidad para que los ricos -o sea, EEUU- puedan siempre controlar las materias primas de los países pobres, o sea, los africanos. Pero es que, encima, a los africanos el cambio climático les suena a marciano, cuando su principal necesidad es subsistir: o sea, comer, beber, educación, infraestructuras... Y encima, cuando ellos son los menos culpables del susodicho cambio climático. Porque no tienen casi industria. Por otra parte, en su discurso, Obama ha enfatizado la necesidad de la inversión, que es lo que -en su opinión- impulsará a África, ya que -ha dicho- el hombre no llega a más. Lo cual revela el fondo del presidente de EEUU: no existe más que el dinero. Andrés Velázquez [email protected]