• Concretamente, desde la plataforma 'Libres para Educar a Nuestros Hijos' invita a firmar un manifiesto por la libertad de enseñanza.
  • Defienden el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones morales, recogido en la Constitución.
  • Así como que "la educación corresponde, en primer lugar, a la familia" y el Estado debe complementar dicho papel, no sustituirla.
  • Critican que la nueva asignatura se base en la ideología de género y viole la libertad de conciencia de los menores.
  • Subrayan que los poderes públicos no pueden imponer un determinado modelo antropológico y ético, "haciéndolo pasar por universal cuando no lo es".
La Archidiócesis de Toledo también se opone al último 'éxito' educativo progre del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. De hecho, critica el lavado de cerebro de los niños en la asignatura contra el machismo, denominada 'Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad', que está en pilotaje este curso y preocupa a padres y profesores. Concretamente, la Archidiócesis lo hace a través de la plataforma 'Libres para Educar a Nuestros Hijos', una iniciativa de sus Delegaciones de Apostolado Seglar, Enseñanza y Familia y Vida. Esta agrupa a padres, maestros y profesores, e invita a firmar un manifiesto por la libertad de enseñanza. La plataforma defiende el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones morales, recogido en la Constitución. Esto se refleja en su derecho a elegir modelo educativo, a optar por la enseñanza religiosa escolar o participar en la gestión educativa, entre otros aspectos. Al mismo tiempo, la plataforma subraya que "la educación corresponde, en primer lugar, a la familia" y el Estado debe complementar dicho papel, no sustituirla ni ponerse al servicio de las ideologías. Además, este último "debe hacerlo tanto por medio de la escuela pública como de la de iniciativa social" -o sea, la concertada-, garantizando a ambas una financiación adecuada. Critican que la nueva asignatura "exhorta a los profesores a entrometerse en la construcción de la personalidad del menor y la creación de su identidad, configurando su autoconocimiento, autoestima, control emocional, afectividad y sexualidad". Así, viola la libertad de conciencia de los menores y atenta contra el papel primigenio de la familia en la educación de sus hijos. Además, implica una reconstrucción de la personalidad y de la identidad del alumno que responde a un modelo antropológico y ético contrario a las convicciones de un sector muy significativo de la sociedad, basado en la ideología de género, por tanto, la asignatura supone adoctrinamiento. Por último, la plataforma ha subrayado que "los poderes públicos no tienen potestad para imponer un determinado modelo antropológico y ético, haciéndolo pasar por universal cuando no lo es". Cristina Martín [email protected]