• Al Ceo del holding aéreo le gusta mandar, aunque no tanto asumir responsabilidades.
  • De hecho, en 2012, cuando le visitó José Manuel Vargas (AENA), le dijo: "No te equivoques, en Iberia mando yo".
  • Y es que el español Antonio Vázquez sólo es presidente no ejecutivo de IAG, o sea, manda poco.
  • Mientras, algunos diarios británicos cargan contra otro español: el presidente y Ceo de British Airways, Álex Cruz. Hay que buscar culpables.
  • El caos debido a un fallo informático por "falta de suministro energético" supondrá pérdidas de 197 millones de euros.
El Ceo de International Airlines Group (IAG), Willie Walsh (en la imagen), ha fallado pero no ha dimitido. Y eso que el caos de British Airways -una de las aerolíneas que integra el holding que dirige junto a Iberia, Aer Lingus, Vueling y Level-, dura ya tres días y se nota incluso en la bolsa (-2,6%). Conviene subrayar que antes de ser Ceo de IAG -cargo que asumió el 24 de enero de 2011-, Walsh fue Ceo de British Airways y con anterioridad, Ceo de la irlandesa Aer Lingus. Parece que le gusta mandar, aunque no tanto asumir responsabilidades. Así lo demuestra una anécdota: en 2012, cuando le visitó José Manuel Vargas después de ser nombrado presidente de AENA, Walsh le dijo "aquí el que manda en Iberia soy yo". Y es que el español Antonio Vázquez sólo es presidente no ejecutivo de IAG, o sea, pinta poco. Mientras, algunos diarios británicos cargan contra otro español: el presidente y Ceo de British Airways, Álex Cruz, según recoge Preferente.com. Es más, llegan a pedir su dimisión y critican el sueldo que cobró el año pasado (830.000 libras, o lo que es lo mismo, unos 953.000 euros). Claro que en cuestión de sueldos deberían callarse: Walsh se llevó 3,44 millones de euros y 9,7 millones en 2015. Vayamos con el caos. Todo se debe a un fallo informático en los sistemas de British Airways por falta de suministro energético, pero con importantes consecuencias y en una fecha señalada: fin de semana de mucho tráfico porque este lunes es festivo en Reino Unido y empiezan las vacaciones de mitad de año de los escolares. A las cancelaciones y retrasos en cerca de un millar de vuelos, hay que sumar problemas de otras aerolíneas (afectadas por las conexiones) y el periódico The Times calcula que el caos en Heathrow y Gatwick - los dos aeropuertos más importantes de Reino Unido- supondrá unas pérdidas de 197 millones en concepto de indemnizaciones a los pasajeros. Por ahora, el aeropuerto de Gatwick ha recuperado la normalidad, pero no el de Heathrow… Y es que el fallo informático-energético aún no está completamente resuelto… Cristina Martín [email protected]