• En su homilía de canonización del fray Junípero Serra, el franciscano español que llevó el Evangelio al suroeste de Estados Unidos y fundó nueve misiones en el siglo XVIII, ha llamado a evangelizar "sin miedo, sin prejuicios, sin superioridad y sin purismos".
  • En su homilía, pronunciada en español, Francisco ha presentado al nuevo santo como "uno de esos testigos de Jesús, que supo testimoniar en estas tierras la alegría del Evangelio".
Continúa el viaje del Papa Francisco por EEUU. Ayer miércoles declaró santo a fray Junípero Serra, franciscano español que llevó el Evangelio al suroeste del territorio de lo que entonces todavía no era EEUU y donde fundó nueve misiones en el siglo XVIII. Con su canonización equipolente -es decir, de forma extraordinaria sin necesidad de milagro-, el Pontífice ha valorado el trabajo de tantos misioneros que evangelizaron América y ha reiterado su llamada a toda la Iglesia a la misión, informa Zenit. "Somos los hijos de la audacia misionera, de quienes no se encerraron", dijo al reivindicar al fraile Junípero Serra. Y agregó: "La alegría del cristiano la experimenta en la misión". Uno de los diez templos católicos más grandes del mundo, la Basílica de la Inmaculada Concepción, se quedó pequeño para la Santa Misa que el Santo Padre ofició al aire libre ante más de 25.000 personas, y que también contó con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden. El Papa presidió la primera ceremonia de canonización de la historia que ha tenido lugar en suelo norteamericano. En su homilía, pronunciada en español, Francisco ha presentado al nuevo santo como "uno de esos testigos de Jesús, que supo testimoniar en estas tierras la alegría del Evangelio". Fue un hombre que "supo dejar su tierra y sus costumbres. Se animó a abrir caminos, supo salir al encuentro de tantos, aprendiendo a respetar sus costumbres y peculiaridades". El misionero hispano contagiaba la chispa de "la vida de Dios en los rostros de los que iba encontrando, haciéndolos sus hermanos". El Pontífice ha afirmado que "Junípero buscó defender la dignidad de la comunidad nativa, protegiéndola de cuantos la habían abusado. Abusos que hoy nos siguen provocando desagrado, especialmente por el dolor que causan en la vida de tantos". En esta misma línea, el Santo Padre ha llamado a evangelizar "sin miedo, sin prejuicios, sin superioridad y sin purismos", al tiempo que ha asegurado que el pueblo de Dios no "teme al error". A continuación, Francisco ha pedido a todos los cristianos que "vayan a aquellos que viven con el peso del dolor, del fracaso, del sentir una vida truncada y anuncien la locura de un Padre que busca ungirlos con el óleo de la esperanza, de la salvación". "Vayan a anunciar que el error, las ilusiones engañosas, las equivocaciones, no tienen la última palabra en la vida de una persona", ha insistido. Por otro lado, el Papa ha lamentado el encierro de la Iglesia y ha exhortado que no se cristalice "en las elites, al aferrarse a las propias seguridades". En este sentido, ha explicado que "el encierro en sus múltiples formas es la causa de tantas resignaciones". La misión "no nace nunca de un proyecto perfectamente elaborado o de un manual muy bien estructurado y planificado" sino de una vida que se sintió "buscada y sanada, encontrada y perdonada", ha asegurado. "La Iglesia, el Pueblo santo de Dios, sabe transitar los caminos polvorientos de la historia atravesados tantas veces por conflictos, injusticias, violencia para ir a encontrar a sus hijos y hermanos", ha enfatizado el Pontífice. Fray Junípero Serra -ha concluido el Santo Padre- "supo vivir lo que es «la Iglesia en salida», esta Iglesia que sabe salir e ir por los caminos, para compartir la ternura reconciliadora de Dios". Francisco cumplió así su primer día de gira por los Estados Unidos, en donde se quedará hasta el próximo domingo 27, cuando regresará al Vaticano. Después de ser recibido por el propio presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden junto a sus familias, el Pontífice participó en un encuentro con los obispos de los Estados Unidos en la Catedral de San Mateo. El viernes partirá para Nueva York, donde se espera que visite la sede de las Naciones Unidas (ONU), participe en una peregrinación a través del Central Park y ofrezca una misa en el Madison Square Garden. Finalmente, viajará a Filadelfia, el último destino de su gira por Estados Unidos. José Ángel Gutiérrez [email protected]