• Y por el capricho yanqui la reputación de la banca española se derrumba.
  • Y encima el cainismo ibérico: ahora resulta que los malos de la película son los españoles Cotino y el discotequero Flores.
  • Congelar fondos y sicavs no se había hecho nunca. Se ve que los acusadores norteamericanos no han hecho bien su trabajo.
  • No han señalado blanqueadores concretos.
  • 500 clientes -de 15.000- superan los 100.000 euros que asegura el Estado.

Se pongan como se pongan, lo del Banco Madrid es un corralito, es decir, un atentado contra la propiedad privada. Y lo malo es que, si hemos actuado de manera tan atrabiliaria -por ser finos- es porque hemos actuado como si fuéramos una colonia de Washington quien, además, no ha sabido hacer su trabajo.

Estados Unidos ordenó la intervención de Banca Privada de Andorra y de su filial española, Banco Madrid. Según los norteamericanos había dinero blanqueado del crimen organizado ruso, chino y venezolano. Luego resultó que lo más relevante era darle un palo al chavismo, además de tiránico un poquito ladrón.

Y España cumplió tan bien, tan bien, las órdenes recibidas, que incluso se intervino ante la filial Banco Madrid y la matriz andorrana. Y no solo eso, sino lo más llamativo, entramos en una nueva era en el tratamiento de crisis bancarias. La presidenta de la CNMV -quien naturalmente ha obedecido órdenes de la superioridad-, Elvira Rodríguez, se ha lanzado a congelar todos los fondos y todas la sicavs. Miren ustedes, señores gringos: hagan bien su trabajo y cuando sospechen de una amortización, de un depósito, de una cuenta o de una sicav díganselo a las autoridades españolas que colaborarán en la investigación… y no se fastidiará a muchos por encontrar a uno.

Lo que ha hecho España es crear un corralito por órdenes de Washington y, de paso, dañar la reputación del sistema bancario español con repercusión bursátil incluida. Todo para satisfacer el deseo del imperio que ahora se ha buscado un nuevo enemigo, esta vez en su patio trasero iberoamericano.

Si no había un problema de insolvencia, ¿a qué vino la intervención y, sobre todo, a qué vino la congelación de las operaciones fuera de balance?

No va a pasar nada. Hasta el FGD naciente tiene ya dinero suficiente para cumplir con la devolución de depósitos: sólo 500 clientes tienen más de 100.000 euros, la cantidad asegurada, de los 15.000 del Banco Madrid. Ahora bien, los españoles hemos hecho el ridículo a costa de los anglosajones…  que nos han enseñado la existencia misma de los paraísos fiscales y del blanqueo de fondos.

Y lo más irritante de todo es que, como buenos cainitas, los españoles hemos aprovechado la necedad norteamericana para revolvernos, como siempre, contra nosotros mismos. El director de El Mundo anunciaba, el lunes, la gran exclusiva de que altos cargos del PP estaban en el banco de los desmanes. Por ahora, los altos cargos son los Cotino -ya son tan pocos altos cargos que ni están aforados- y los hermanos Flores, del Madrid Arena, que no creo figuren en el organigrama del PP.

En cualquier caso, ahora resulta que la Casa Blanca monta todo este tinglado… contra Cotino y contra el discotequero Flores.

Tenemos bien empleado todo los que nos pasa: por cainitas y por idiotas.

Eulogio López

[email protected]