• Y utiliza el caso Banco Popular como palanca.
  • No es de extrañar que el calcetín empiece a ser considerado una seria alternativa al banco.
  • Y que la supresión del dinero físico empiece a verse con creciente desconfianza.
  • Y nuevamente, el servil Rajoy dice sí a la UE en contra de los intereses españoles.
Ya no sólo es que lo diga la montaraz Danièle Nouy (en la imagen), directora general de Inspección del Banco Central Europeo (BCE), es que lo dicen hasta los bancos españoles, que se mesan los cabellos ante la posibilidad de que Bruselas y Fráncfort, la Unión Bancaria Europea, establezca un corralito bancario. Sí, eso que usted está pensando. Que en circunstancias -excepcionales por supuesto- pero sin límite temporal… por supuesto, la autoridad pueda congelar sus depósitos, lector, en una entidad hasta que se solucione la crisis… que probablemente haya creado la propia entidad. Unos días, of course, hasta el fin de semana para no dañar a los mercados pero mejor no poner límite máximo en el desarrollo legal de tan odiosa medida. Sí, estoy hablando de corralito. De que usted se quede sin acceso a su propio dinero en su propia libreta bancaria. Y lo peor es que según fuentes de Economía consultadas por Hispanidad, resulta que sí, que el Gobierno español estaría dispuesto a apoyar la medida. Precisamente España, que ha sido utilizada como cobaya de laboratorio con el Banco Popular. Y precisamente la directora general de Inspección del BCE, mentirosa compulsiva y odiadora ideal de España, quien continúa asegurando (hoy, en Expansión) que el Banco Popular estaba muy mal y que la culpa, naturalmente, no la tenía el supervisor. Hay que tener cara en quien había dado un plazo de más de un año para solventar el problema y ha aplaudido las ampliaciones de capital realizadas por el Popu. Es cierto que el origen de los males del Popular estuvo en su guerra civil interna pero quien lo liquida es Europa para que sirva de ejemplo a todos los demás y para ocultar su aterradora ineptitud para entender lo que está pasando en el sector bancario. Pero eso ya es historia. Ahora lo que importa es que a los descerebrados del BCE quieren aplicar el corralito argentino a Europa. Seguramente, a España. Y eso significa que nos confiscarán nuestro dinero… por razón de Estado. Solución: llevaos el dinero al calcetín. Tendrá la misma rentabilidad que los bancos y además estará más seguro ante los depredadores… encargados de salvar la banca. No es de extrañar que el calcetín empiece a ser considerado una seria alternativa al banco y que la supresión del dinero físico empiece a verse con creciente desconfianza. Lo peor: nuevamente, el servil Rajoy dice sí a la UE en contra de los intereses de los españoles. Eulogio López [email protected]