• Como márgenes, en consolidado, los mejores de la banca española.
  • Ahora hay que ver lo que supondrá el golpe de Estado en Turquía y el despido de Vicente Rodero.
  • BBVA es hoy un banco a la deriva, pero el pasado sigue proporcionando ganancias.
  • Lo mejor: crece el margen de intereses.
Otro banco, el BBVA, que presentaba una fuerte caída de resultados esta mañana si comparamos el primer semestre de 2016 con el de 2015. En concreto, una caída del 16,5% en los del grupo, que se amplía al 33,6% para los accionistas de la casa matriz, los de BBVA. Sin embargo, el título subía un 4,3% esta mañana, con algo más de justificación que en el caso del Popular. La caída del resultado se debía a la incorporación de un importante extraordinario a la cuenta de resultados del primer semestre del 2015, que justificaba casi la cuarta parte del beneficio de ese periodo. Sin esa operación, es claro que 2016 está siendo para el BBVA mejor que 2015. Ahí tenemos los márgenes para verlo. El BBVA presentaba unos márgenes mayores desde el comienzo de la cuenta. Un muy meritorio, tal y como están las cosas, crecimiento del 11,1% del de intereses y del 5,9% del bruto. El neto ya sólo un modesto 1,1%. La tasa de mora ha descendido importantemente (del 6,1% al 5,1%) en los últimos doce meses. Mientras, ha subido ligeramente la cobertura de los créditos en esta situación (del 72% al 74%), lo que ha permitido reducir un 4,4% el esfuerzo en reconocer deterioros en la cartera de créditos. Así, las rentabilidades del banco han subido fuertemente en los últimos seis meses (el ROA pasa del 0,46% al 0,67%) y lo que es más importante, lo comienza a hacer la que importa a los accionistas: el ROE (del 5,2% al 7,2%), después de una fuerte reducción en los últimos seis meses de 2015. Esto está bien, porque compensará la dilución que se produjo en el número de accionistas durante el segundo semestre de 2015 y que explica que, a pesar de todo lo anterior, el beneficio por acción (excluidas operaciones corporativas) sea todavía un 10% inferior al que era hace un año. Por lo demás, al BBVA hay que alabarle que sea una de las pocas entidades que se toma en serio a los inversores. Para ello no hay más que ver la presentación que hace periódicamente de sus resultados: cuadros y apretado texto organizados seriamente y en vertical. Nada más alejado de esas presentaciones en power point en horizontal, sin textos, con highlights y colorines y que no dicen absolutamente nada, que es lo que pretenden. BBVA informa, y aunque las cosas le vayan mal, que no es el caso ahora, se muestra como una entidad confiable. Otra cosa es la comparación entre el negocio exterior y el de cada el de la península. Es el primero el que salva al BBVA y ahora habrá que ver como le afecta al Garanti. por el momento es el negocio exterior el que salva la cuenta de resultados, Desde luego, no el negocio peninsular. Y luego está el problema de los problemas: la gestión errática de FG que ha dejado el banco a la deriva tras su última ocurrencia: cesar a Vicente Rodero, responsable de banca presencial. Seguimos con la banca digital que, por el momento succiona pero no aporta, sorbe pero no sopla. Rodrigo de Silos [email protected]