• A falta del BBVA, bueno es el Popular.
  • Y es que De Guindos no ha conseguido quebrar a Francisco González.
  • El ministro de Economía anima una concentración que convertiría a Bankia-BMN-Popular en el primer Banco de España.
  • Según se mire, superaría a Caixabank.
  • Por de pronto, conviene recordar la amistad que une a Nacho Sánchez-Asiaín con José Ignacio Goirigolzarri.
En el Gobierno Rajoy se habla mucho de las actividades bancarias de Luis de Guindos (en la imagen junto a Saracho), el titular de Economía. Porque existe un gobernador del Banco de España, de nombre Luis María linde, que no manda nada y existe un gobernador de la banca española, Luis de Guindos, que manda todo lo que le permite la crisis bancaria, que de algo tenía que servir la puñetera crisis. Pues bien, Guindos siempre tuvo un proyecto con Bankia que coincidía con el deseo de José Ignacio Goirigolzarri y de José Sevilla, dos de los despedidos por Francisco González (FG): fusionar Bankia con BBVA. Sólo se ha encontrado con un problema: ese domesticador de hombres que es FG y que se ha plantado. Luego surgió lo de la crisis del Popular, que, independientemente de su un poquito mentirosa pose política, De Guindos ha sido protagonista, de principio a fin, de toda la peripecia del banco Popular, incluidos los nombramientos de Emilio Saracho y Sánchez-Asiaín como presidente y Ceo del Popular. Ahora mismo, Europa tendría que dar el visto bueno y el Gobierno español adelantar la privatización de Bankia. Pero todo eso puede lograrse. Porque el Popular es un problema de falta de confianza y Bankia un proyecto cuya consecución final se retrasa. Además, los dos se dedican a la economía doméstica y Goirigolzarri necesita precisamente, una red tupida como la del Popular y un negocio de pymes y familias como el del Popular. Y lo mejor de todo: a Bankia le sobran recursos propios, al Popular le faltan. Y en cualquier caso, es la única forma de que el Popular gane confianza en el mercado… y hasta de que Antonio del Valle gane unos euros. Juntos, sería el primer banco en España (que no español) superando, según qué instrumento de medida se use, a Caixabank. Por de pronto, conviene recordar la amistad que une a Nacho Sánchez-Asiaín con José Ignacio Goirigolzarri. Eulogio López [email protected]