Tal y como viene informando Hispanidad, el Nuevo Orden Mundial es un consenso de países, instituciones y organismos —uno de ellos, la ONU— que tratan de imponer políticas contrarias a la ley natural, como la ideología de género o el aborto.

C-Fam nos informa de ello continuamente. El último ejemplo, una nueva información suya: por primera vez, la Asamblea General de la ONU aprobó por unanimidad una resolución que incluye “orientación sexual e identidad de género”. En declaraciones diplomáticas durante la sesión, veintidós países objetaron la inclusión de los términos controvertidos. Aun así, ningún país optó por votar en contra de la resolución.

Muchos países dijeron que la inclusión de los términos "orientación sexual e identidad de género" en la resolución patrocinada por Estados Unidos sobre elecciones libres y justas dijo que los términos iban en contra de sus culturas y leyes. Insistieron en que los términos no están acordados internacionalmente y no deben incluirse en futuras resoluciones. Y cuestionaron la relevancia de incluirlos en una resolución sobre elecciones libres y justas.

El embajador de Arabia Saudita dijo que los controvertidos términos "orientación sexual e identidad de género" "no están en armonía con la naturaleza divina". Hizo hincapié en que "Dios creó al hombre y la mujer como pareja, hombre y mujer”, añade C-Fam.

"En su país, ¿tiene que confirmar su orientación sexual cuando recoja su papeleta de voto?" preguntó un delegado ruso burlonamente después de que se adoptó la resolución.

En su país, ¿tiene que confirmar su orientación sexual cuando recoja su papeleta de voto?" preguntó un delegado ruso burlonamente

Un delegado de Egipto dijo que la inclusión del lenguaje "socava" el sistema de derechos humanos y estaba "imponiendo conceptos vagos relacionados con asuntos privados que están fuera del marco de derechos humanos".

La resolución de Estados Unidos sobre elecciones libres y justas normalmente se adopta por consenso en la Asamblea General cada dos años. Varios países tradicionales abandonaron su apoyo a la resolución patrocinada por Estados Unidos porque la administración Biden agregó lenguaje sobre "orientación sexual e identidad de género”, explica C-Fam.

El lenguaje de la resolución va más allá de pedir respeto o privacidad. Compromete a los países a “eliminar las leyes, regulaciones y prácticas que discriminen, directa o indirectamente” o que puedan tener un efecto en la participación de las personas que se identifican como LGBT en las elecciones como una obligación de derechos humanos. El sistema de la ONU podría interpretar este amplio lenguaje como que requiere el reconocimiento del matrimonio homosexual y las terapias hormonales para los niños que se identifican como del sexo opuesto, así como una educación sexual integral.

En la Cumbre por la Democracia de la semana pasada, patrocinada por el Departamento de Estado de EE. UU. Y la Administración Biden, los funcionarios de EE. UU. vincularon explícitamente la democracia con la promoción de la agenda LGBT. Esto imposibilita que los más de cincuenta y ocho países que objetaron la inclusión de “orientación sexual e identidad de género” en la resolución electoral sean considerados sociedades democráticas, apunta C-Fam.