El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 8 de Madrid da la razón a la Fundación Española de Abogados Cristianos al considerar que el Ayuntamiento de Getafe, con la socialista Sará Hernández como alcaldesa, violó varios derechos fundamentales con el reparto de las guías sexuales para niños, “Rebeldes de género”. Según esta colección, la sociedad tienen hoy en día una visión del sexo «genitalista, androcéntrica, falocéntrica, penetrocéntrica y heteronormativa» y alienta a las niñas a descubrir su clítoris, al que define como «el rey del placer».  «La masturbación mola» o «¡Apaga la tele y enciende tu clítoris!», son algunas de las consignas que incluye «Rebeldes de Género», que empuja a las niñas a mirarse la vulva con un espejo para tener más «autocoñocimiento».

Abogados Cristianos presentó un recurso contra el Consistorio getafense por el reparto de este documento,  al considerar que en él “se ataca la figura de la Virgen y se anima a las menores a masturbarse”. La guía representa a la Virgen como una forma de control hacia la mujer por parte del patriarcado, un modelo femenino “sin vida propia y asexual”. "Rebeldes de género" fue impulsada por el Ayuntamiento y financiada por el Ministerio de Igualdad.

Ahora la justicia da la razón a Abogados Cristianos. La juez, en su sentencia, afirma que el reparto de dichas guías “vulnera el derecho fundamental de los alumnos cristianos a no sufrir discriminación alguna por razón de su religión o creencias y el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

La justicia ya había obligado al Ayuntamiento de Getafe a retirar cautelarmente las guías a petición de la organización de juristas.

La presidente de la organización de juristas, Polonia Castellanos, señala que “Abogados Cristianos recientemente ha conseguido también que volviera a su puesto de trabajo un profesor de biología que había sido apartado por decir que sólo existen dos sexos”. Castellanos destaca que “atacar no es educar. Adoctrinar es ilegal y la alcaldesa de Getafe debería dimitir por vulnerar derechos fundamentales con el único objetivo de imponer su ideología”. “Los ciudadanos no merecemos pagar con nuestros impuestos a los que incumplen la ley y utilizan el dinero de todos para imponer su ideología, sobre todo cuando se trata de nuestros hijos”.