Los Mossos d'Esquadra detuvieron recientemente en Manresa a un joven de 23 años, de nacionalidad española, de origen magrebí, que el pasado 21 de mayo asaltó e hirió a una chica en la entrada de un bloque de la carretera de Vic de la capital del Bages. El joven arrestado aprovechó que la chica estaba cerrando la puerta para acceder y robarle el móvil, que la chica llevaba encima y estaba usando en manos libres. Le dio varios golpes, la tiró al suelo y después la arrastró hasta la puerta, pudiendo él escapar. 

Fuentes de la policía catalana explican que este incremento está relacionado con personas magrebíes, muy jóvenes, algunas de ellas ya con nacionalidad española, inmigrantes de segunda generación, que se organizan en grupos para cometer robos, ya sea en el centro -hay que recordar que los Mossos tuvieron que desplegar la Brigada Mòbil en el paseo del centro de la ciudad el otoño pasado después de otro repunte violento- o también en barrios de la ciudad. Los ladrones no dudan en hacer uso de la violencia, un hecho que preocupa a los Mossos. 

Sobre la inseguridad en las calles se ha pronunciado en más de una ocasión Vox en Cataluña. 

Y es que, hasta grupos de mujeres denuncian no sentirse seguras, como en el caso de ,la localidad catalana de Balaguer.

Balgaguer

Chicas de Balaguer alertan del peligro de pasear cuando se hace de noche: son perseguidas por "hombres extranjeros". Y sufren acoso en el tren. "Los Mossos nos han dicho que por mucho que denunciemos no hay nada que hacer. La verdad, tenemos pánico". La importancia del voto.