Al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le habían llamado muchas cosas, y no toda buenas, pero probablemente nunca se había encontrado con una definición como ésta, y por boca, no de un miembro la oposición, sino del responsable primero de su imagen.

Ocurrió en la cena que los directivos de comunicación empresariales -los famosos Dircom- el pasado 13 de diciembre. Invitado de honor: el nuevo secretario de Estado de Comunicación del Gobierno, Fernando Moraleda.

Tras confirmar esa misma tarde su presencia, al final Moraleda llegó a los postres, por lo que se vio obligado a dar una explicación. Con gesto imperioso, subió al estrado y exhaló: Les pido disculpas por mi retraso y siento no haber podido cenar con todos ustedes, pero en mi agenda hay siempre un principio de indeterminación que se llama José Luis Rodríguez Zapatero.

Y alguno de los presentes comentó que nunca había oído una definición tan exacta del Presidente del Gobiern principio de indeterminación. Definición por otra parte, proveniente de fuente poco sospechosa de hostilidad prejuiciosa respecto al descrito.