Encendido debate en el Congreso, en el tramo final de la aprobación de la LOMCE, la controvertida ley de educación del ministro de Educación Wert.

Toda la oposición en contra: ley segregadora, ley mercantilista, ley a la que se enfrentan todos los colectivos sociales, etc. Y la idea madre final: el PP quiere cargarse la escuela pública.

Wert actuó como siempre hace el PP: acomplejado. En ningún caso, como ha hecho a lo largo de toda la tramitación, defendió la escuela privada, en España privada-concertada. Hubiese bastado con recordar que, a pesar de todo el ruido social en defensa de la escuela pública, la inmensa mayoría de los padres que pueden prefieren llevar a sus hijos a colegios privados, generalmente regidos por curas. Y encima, más baratos para el Estado.

Ya se sabe que quien centra el debate gana el debate. Wert no ha sabido centrarlo.

El aznarismo tenía complejos pero el marianismo le supera.

Eulogio López

[email protected]