Sr. Director:

El pasado año han sido asesinados en España, a través del aborto, 127.138 niños, o lo que es igual: cada 4,7 minutos ha sido eliminado un ser humano.

Son datos que ha facilitado en el día de hoy el Instituto de Política Familiar, por lo que España se convierte en el país de la Unión Europea donde más se han incrementado los abortos.

Hay una voz que clama noche y día y que se trata de ignorar. Es la voz del Papa, los obispos, los católicos, la inmensa mayoría de buena gente, que también no necesariamente son creyentes.

Es una cuestión básica de defensa del derecho a la vida y de protección humana en el origen mismo de las nuevas generaciones. Es además, una cuestión ciudadana fundamental.

No hay ningún poder humano, ni poder político ni religioso, que tenga derecho alguno a quitar la vida de un ser humano inocente e indefenso. Y no hay ser humano más inocente y más indefenso que el niño concebido que, confiado al seno nutricio y protector de su madre, se está formando para nacer.

Algún día seremos juzgados por lo que hicimos, o dejamos de hacer, ante esta masacre permanente. ¿Qué responderemos?

Elena Baeza

[email protected]