• Conmoción en Venezuela por el brutal asesinato de la modelo y su marido.
  • El presidente se reúne con alcaldes para hablar de la violencia pero es demasiado tarde: la indignación en el país es absoluta.
  • Hasta el opositor Henrique Capriles sugiere trabajar juntos contra la inseguridad. 
En Venezuela, tras el brutal asesinato de la ex reina de belleza Mónica Spear y su esposo, acribillados a balazos, el presidente venezolano Nicolás Maduro (en la imagen) convocó a un centenar de alcaldes y gobernadores a un encuentro de carácter "urgente" para estudiar un plan de emergencia contra la inseguridad ciudadana.

Es decir, ha hecho falta el asesinato de una miss, con amplia repercusión mediática y social, para que Maduro haga algo, aunque se trate solo de guardar las formas. Porque Venezuela es uno de los países con mayor índice de homicidios a nivel mundial.

El fracaso del Gobierno de Maduro contra la inseguridad ciudadana es absoluto. Y los venezolanos están totalmente indignados. Sus críticas en las redes sociales no se han hecho esperar.

Las autoridades policiales han informado de que hay cinco personas "retenidas preventivamente" mientras se determina su posible participación en el asesinato.

De la magnitud del problema da una idea que desde la oposición, el líder Henrique Capriles, gobernador del estado Miranda, propuso aparcar las diferencias con Maduro y trabajar juntos contra la inseguridad.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]