• El expresidente de Ucrania Leonid Kravchuk: "El país está al borde de la guerra civil".
  • El Gobierno interino estará dirigido por el primer viceprimer ministro Serguiï Arbuzov.
  • El ruso Putin asegura que no interferirá en la política ucraniana, mientras sujeta con su mano la llave del gas...
Ucrania está al borde de la guerra civil, al menos es la opinión del expresidente del país Leonid Kravchuk, quien ha instado a todas las fuerzas políticas a elaborar una "hoja de ruta" para sacar a Ucrania de la crisis. "La situación es dramática. El país está al borde de la guerra civil", ha dicho.

Y es que parece que los los pro-rusos de Ucrania están perdiendo la partida ante los pro-europeos, partidarios de una mayor democratización y de un acercamiento a la UE, frente a los que prefieren seguir en la órbita rusa.

Ayer martes, el actual presidente Víctor Yanukóvich aceptó la dimisión del primer ministro Mykola Azarov y de su Gabinete. El Gobierno interino estará dirigido por el primer viceprimer ministro Serguiï Arbuzov. Además, el Parlamento derogó por 361 votos a dos las leyes de 16 de enero que reprimen casi todas las formas de manifestación y que fueron el detonante de las últimas jornadas de protestas. El Gobierno interino estará dirigido por el primer viceprimer ministro Serguiï Arbuzov.

En la calle, la tensión ha bajado de nivel tras los enfrentamientos de los últimos días, pero los opositores siguen movilizándose en el centro de Kiev a pesar de temperaturas por debajo de los diez grados bajo cero. Fuera de la capital, las sedes del Gobierno siguen ocupadas por los manifestantes en casi la mitad de las regiones que exigen la salida de los gobernadores regionales designados por el Jefe de Estado.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha pedido a los europeos que no interfieran. Eso sí: Ucrania sigue dependiendo del gas ruso, así que habrá que ver cuál es la postura que toma Putin: ¿les encarecerá el precio para asfixiar a los ucranianos, les cerrará el 'grifo' del gas

Oficialmente, Putin ha asegurado que si la oposición llega al poder, Rusia no va a revisar sus acuerdos con Ucrania, sobre todo en lo referente a un préstamo de 15 mil millones ya prometido y en lo que afecta al precio de los productos energéticos que le vende. "Creo que el pueblo ucraniano es capaz de ajustar sus problemas por sí mismo ( ... ). Rusia nunca ha interferido" en esta crisis, ha dicho Putin, antes de invitar a los gobiernos de la Unión Europea a hacer lo mismo.

Pero eso está por ver. El 'mal perder' del ruso, ex-KGB, y sus métodos no son precisamente ejemplares...

Andrés Velázquez
[email protected]