Es la respuesta de la entidad pública ante la desaparición forzosa de la publicidad. El nuevo mapa televisivo a la medida de los intereses políticos de ZP y de los económicos del oligopolio de editores. Mientras, Roures niño con zapatos nuevos- piensa que puede doblarle el pulso a los Polanco con los mismos partidos que ofrecerá PRISA

El presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero pasará ala historia como el mayor manipulador de la televisión, instrumento poco eficaz para modificar el pensamiento pero el más eficiente a la hora de cambiar o ratificar gobiernos.

Esta primavera-verano ZP ha dado dos pasos más fundamentales para que las televisiones le aseguren una larga estadía en Moncloa: ha suprimido la publicidad en Televisión Española, publicidad que pasará a los canales privados por lo que éstos le quedarán muy agradecidos- y, al tiempo, ha regulado la televisión digital terrestre de pago, más que nada para su grupo más favorito, Mediapro-La Sexta, consiga crecer en audiencia. De hecho, Jaume Roures presentaba el lunes cuatro días después de aprobado el decreto.- su canal Gol TV, que emitirá tres partidos de fútbol por jornada y uno de ellos del Real Madrid o del Barça.

Curioso, porque el otro grupo más filosocialista, PRISA, está enfadado, y ofrecerá por Canal los mismos partidos. Pero no se asusten por la posible venganza de El País: el diario, al igual que Cuatro y la cadena SER no pueden hacer otra cosa que apoyar a ZP y seguir atacando al PP. Están condenados a ello y ZP lo sabe.

Además, la situación financiera de Mediapro-La Sexta es aún más acuciante que la de PRISA. Los Polanco deben más de 5.000 millones de euros pero tienen más activos que vender o embargar-. Mediapro, sin activo alguno, debe más de 2.000 millones de euros, empleados alegremente en la compra de activos tan difícil de rentabilizar como la Fórmula 1.

Por cierto, Roures continúa amenazando a PRISA: si no quieren fusionarse conmigo, con José Miguel Contreras como CEO de toda la parte audiovisual de la entidad resultante y yo mismo como dueño y señor de El País y la SER, me fusiono con Tele 5, que Berlusconi es un tipo muy liberal y, como tal, le encantan las ententes con comunistas amantes del dinero.

En cualquier caso, entre tanta polvareda se nos perdió don Beltrán. Porque el roto se lo han hecho ahora a la sociedad pública Radiotelevisión Española, la más fiel propagandista de La Moncloa, cuyos grados de manipulación pro-gubernamental han alcanzado con el zapaterismo las cotas más altas de toda la democracia.

Luis Fernández, el director general de RTVE, ha bramado en arameo ante Moncloa pero sus lamentos no han servido para nada. Los zapateristas trabajan para ZP, prietas las filas, o se les invita a abandonar el proscenio.

Por tanto, se ha visto obligado a improvisar una nueva televisión pública basada en los informativos. La primera medida consiste en ampliar los telediarios hasta una hora de duración. Ahora mismo, utilizan la mitad de ese tiempo más la información deportiva patrocinada y la propaganda de libros, exposiciones, obras de teatro y discografía allegados al Zapaterismo.

En definitiva, una RTVE que se parecerá bastante a la CNN sólo que con su habitual capacidad para manipular contenidos y hacerlos políticamente correctos: progres, verdes y anticlericales. Zapaterismo en estado puro.

En cualquier caso, los informativos son caros y precisan más dinero. El precio es más dinero público para financiar RTVE. Mientras, el oligopolio privado, los Polanco, Lara, Berlusconi y Roures tan contentos: la publicidad de RTVE irá a parar a sus bolsillos para financiar su TV basura: ¡ZP, eres un genio!

Eulogio López

[email protected]