• La última destitución ha sido la del fiscal Zekeriya Öz, considerado en Turquía durante años como el 'Di Pietro turco'.
  • A este se añaden también numerosos altos funcionarios del Ministerio de Finanzas y de Educación, destituidos en los últimos días.
  • Así como a más de 400 policías que investigaban a su Gobierno...
El primer ministro turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan (en la imagen) está llevando a cabo en Turquía una auténtica 'caza de brujas' para destituir a todos aquellos cargos que puedan arrojar alguna sospecha sobre corrupción en su Gobierno.

Y es que, en total, el Gobierno de Erdogan ha despedido o relevado a más de 400 policías desde que, a mediados de diciembre, se hizo pública una investigación sobre supuesta corrupción en el Ejecutivo.

A estas destituciones se han unido hoy miércoles las de los jefes de policía de 16 provincias de Turquía. Pero es que entre los afectados por esta purga en el sistema policial y judicial se encuentra también el conocido fiscal Zekeriya Öz, considerado en Turquía durante años como el "Di Pietro turco", en referencia al famosos fiscal antimafia italiano. Öz fue trasladado ayer a una posición de poca relevancia en la región de Estambul y además de abrió una investigación en su contra.

A ellos se añaden también numerosos altos funcionarios del Ministerio de Finanzas y de Educación han sido destituidos en los últimos días.

Y el jetas de Erdogan dice que está dispuesto a seguir adelante en  restringir lo que calificó como "poderes ilimitados de la judicatura". Y a los policías que investigan la presunta corrupción de su Gobierno les acusa de "juego sucio".

Y luego, la prensa llama a Erdogan 'moderado'...

Andrés Velázquez
[email protected]