En 2010, el régimen castrista le impidió salir de Cuba para recoger el galardón otortado por la EurocámaraEste miércoles es un buen día para los derechos humanos. El disidente cubano Guillermo Fariñas (Santa Clara, 3 de enero de 1962) recoge, tres años después de su concesión, el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia que le otorgó el Parlamento Europeo en octubre de 2010 por su contribución a la apertura democrática en la isla.

Entonces, el régimen de los Castro impidió al disidente salir de Cuba para recoger el premio y estuvo representado con una silla vacía simbólica en la ceremonia de entrega. Pero hoy, Fariñas recogerá el premio en persona durante la sesión plenaria del Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Lo importante de este psicólogo-periodista es que ha luchado denodadamente contra la dictadura comunista de los Castro. Y eso, después de 'su conversión', pues tras pertenecer a la Unión de Jóvenes Comunistas, en 1989 se desvinculó de la organización como protesta por el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa, acusado de narcotráfico. Y a partir de entonces comenzó su actividad como disidente en oposición al gobierno de Fidel Castro.

Y aunque sus métodos puedan ser discutibles -una huelga de hambre siempre es atentar contra la propia vida-, el hecho de haber protagonizado nada menos que 23 huelgas de hambre y más de 11 años en la cárcel para protestar contra la censura y la represión de la oposición democrática cubana tiene su mérito y es digno de respeto.

Otros opositores cubanos a quienes se les ha concedido el premio Sajarov son las líderes de las Damas de Blanco Berta Soler Hernández, Belkis Cantillo Ramírez y Laura Labrada Pollán, hija de la fallecida fundadora del grupo, Laura Pollán; así como Oswaldo Payá, quien falleció junto al también disidente Harold Cepero a finales de julio pasado en un accidente de tráfico.

El Parlamento Europeo concede anualmente el premio Sajarov a la libertad de conciencia desde 1988 a personas u organizaciones que se hayan distinguido por su lucha contra la injusticia y la opresión en el mundo.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]