Así premia la fidelidad del consumidor a la marca, que prácticamente no tiene competencia

Nuestro país representa el mejor mercado relativo de la multinacional norteamericana en Europa, pero el consumo del famoso refresco ha bajado igual que el consumo en general. Algo que parece afectar curiosamente bastante a la embotelladora de Coca-Cola, Iberian Partners, que anunció este lunes la reestructuración de la compañía, aspecto que se puede entender como un irónico premio hacia la alta fidelidad del consumidor español.

Este ajuste se traduce en el cierre de 4 de las 11 fábricas que Coca-Cola tiene en España, donde su refresco no tiene una competencia significativa, que supondrá despedir a 1.200 empleados, aproximadamente el 20% de la plantilla. Es decir, que 1 de cada 5 trabajadores saldrá de la empresa, se prejubilará o será recolocado dentro de la empresa.

Como respuesta a este sorprendente hecho la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (FITAG) del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) ha lanzado este martes un comunicado de prensa, en el que afirma que "no tiene detalles concretos del plan" de reorganización de la compañía de refrescos y que valorará el asunto cuando tenga toda la información. Pero dejan claro que su prioridad será "el mantenimiento del empleo" y "la protección de los derechos de los trabajadores". Además mantendrán reuniones internas con sus representantes en las plantas para analizar el tema con mayor profundidad.

Una noticia que sorprende y mucho pues Coca-Cola no es una empresa cualquiera, sino que es la primera empresa agroalimentaria de España. Además Coca-Cola Iberia es la sexta empresa del Grupo que tiene mayor consumo de refrescos per cápita y la primera de la Unión Europea (UE).

Cristina Martín

[email protected]