Según un informe de Gestha -técnicos del Ministerio de Hacienda- el 63% de los españoles son mileuristas. El salario medio anda por los 1.700 euros, y pese a que la crisis nos ha traído deflación cuesta pensar que con ese dinero se pueda vivir y mucho menos se pueda formar un hogar y tener una familia. Por tanto, la conclusión obvia -especialmente por el origen de los datos-: en España se vive del pluriempleo y de la economía sumergida.

Y, además, se vive según el aforismo Dos sueldos, ningún hijo. Que no deja de ser la forma de que una sociedad desaparezca.

Por tanto, la política a seguir debería ser la opuesta a la que predican los sindicatos: aceptar todo tipo de flexibilidad laboral y rechazar la moderación salarial. El trabajador no quiere subsidios de paro, quiere trabajo y salario digno. Por tanto, bienvenida sea la rebaja de los impuestos que gravan el empleo, bienvenida la flexibilidad laboral y bienvenidas las subidas salariales.

Eulogio López

[email protected]