• Bastaría con mantener la misma prima, incluso algo menor, de la ofrecida por Slim, pero Telefónica se endeudaría más.
  • Para América Móvil es una estupidez, por cuanto tendría que invertir otro tanto en la joya de la corona, en Alemania, pero se trata de fastidiar a la española.
  • Además, las agencias de riesgo ya han vuelto a castigarle.
  • Y Alierta no quiere hacerle el caldo gordo a Slim.
  • Otra posibilidad: vender O2 a ATT. Y centrarse en Hispanoamérica.

La última, mañana del lunes, es que Carlos Slim asegura que, con su opa sobre el 100 por 100 de la holandesa KPN, no pretende fastidiarle a Telefónica la adquisición de la alemana ePlus, sino pone en valor KPN dos cositas: por de pronto, la agencia de riesgo Fitch ya ha anunciado que somete a revisión al Grupo de telecomunicaciones de Slim y, al mismo tiempo, ese comentario no parece propio de quien posee el 30% y opa por el 70% restante. 

No. El único objetivo de Telmex es fastidiar a su principal competidor en Hispanoamérica, la operadora de César Alierta (en la imagen). Ahora, Telefónica, para salvar la compra de ePlus, podría contraopar a Slim, que probablemente es lo que está esperando. Fuentes de la compañía aseguran a Hispanidad que esa opción ha quedado prácticamente rechazada. Más que al negocio a Telefónica le fastidia no quedarse con ePlus porque sabe que se avecina un proceso de reconversión de telecos en Europa.

Para ello, sólo hay que reparar en las cuatro grandes compañías norteamericanas frente a las casi 200 telecos que compiten en Europa. En un mundo que se mide por el imperio de lo monstruoso -es decir, de lo grande- el proceso de reducción de telecos en Europa, desgraciadamente, comenzará en breve.

Pero hay otras posibilidades, también en estudio en Telefónica. Por ejemplo, expandirse por América, con la adquisición de la división norteamericana de Deutsche Telekom. O mejor, vender la británica O2, que cuenta con muchos postores, para expandirse, bien en la Europa continental, bien en Estados Unidos. ¿Por qué O2  Pues porque ATT, el socio de Slim, era lo que quería con su entrada por la puerta de atrás -la puerta de Aznar- buscaba, sobre todo, la británica O2.

También podría Telefónica abandonar Europa y centrarse en Hispanoamérica, comprando la filial estadounidenses de Deutsche Telekom, pero el asunto no es fácil. A fin de cuentas, Telefónica tiene un buen mapa europeo: Reino Unido, Italia, República Checa, etc. No, una contraopa de telefonía sería virtual con una oferta similar, incluso con una menor prima, que la de América Móvil, pero está casi rechazada por Alierta.

Miriam Prat

[email protected]