La portavoz de la Asociación Plaza del Castillo remitió una carta abierta a Telecinco que, por su interés, transcribo literalmente:

"Desde la sociedad civil y dada la indiferencia e inacción de nuestras autoridades políticas y judiciales, relativas al cumplimiento de la normativa vigente en materia de protección de menores en televisión, percibimos con agrado, la inquietud que Mediaset-Italia viene mostrando en relación con el rumbo que mantiene la cadena principal del grupo, Telecinco.

El grado de indignidad a la que ha llegado en pleno horario de protección, todos y cada uno de los días del año es verdaderamente insufrible y está creando una enorme animadversión, que se percibe en cada vez más amplios sectores de la sociedad española, casi sin excepción.

Y no solamente entre los espectadores. Como es público y notorio, muchos anunciantes se están resintiendo en sus intereses, dando soporte a ciertos contenidos. Por no tratar de los innumerables procesos judiciales a los que están sometidos constantemente.

Lo más miserable y ruin de la condición humana, recreada y virtual, falsa por tanto, puede entrar en nuestros hogares no a las dos de la madrugada, sino cuando los niños, sobre todo los más desprotegidos humana o socialmente, vuelven a su casa del centro docente, y se sientan delante del televisor.

Sería imposible enumerar la cantidad de informes, estudios, referencias en prensa digital o física, provenientes de organizaciones y ciudadanos particulares que corrobora una situación de claro abuso que dura décadas. El hecho se agrava considerando que, al contrario que en Italia, en España no existe una autoridad audiovisual de ámbito nacional que vigile el cumplimiento de la normativa vigente.

Solamente dos referencias: Diario de Navarra: "Habituada a la más completa impunidad, Telecinco insiste en programar en la sobremesa del domingo un programa del todo inadecuado para esa franja horaria" "El "reality show" vigente de Telecino se ha lanzado decididamente por la espiral del sexo y ya se ha hecho imprevisible el punto de llegada".

Agradecemos pues, los llamamientos a la cordura que nos consta, vienen de Mediaset-Italia, ya que la cadena ha elegido un camino equivocado, no reconociendo errores; realizando grabaciones con cámaras ocultas e insultando gravemente a quienes pedimos el cumplimiento de la normativa vigente, y poniéndose a la defensiva ante millones de ciudadanos".

A la cadena Telecinco lo único que le interesa es alcanzar el máximo de audiencia aunque sea débil económicamente y no sean potenciales consumidores. No le importa que para ello tenga que emitir programas que degradan al ser humano. El fin nunca puede justificar los medios empleados.

Clemente Ferrer
[email protected]