Esta vez no es Montilla, sino CIU, quien boicotea la operación

Si se fusionaran las tres entidades estaríamos hablando de una de las grandes cajas de ahorros de España, con 81.000 millones de activos. Serra y Montilla sólo coinciden en una cosa: no trocearán Catalunya en favor de Caixa y Caja Madrid.

La alarma cundió durante la noche del martes al miércoles: Caixa Tarragona se descuelga del proyecto de fusión con la pública Caixa Catalunya y la privada Manresa, que se había pergeñado con Narcís Serra como presidente no ejecutivo y Adolf Todó como director general con plenos poderes. Ojo, la que se descolgaba no era la privada Manresa -una caja reflotada por Todó, que está realizando una labor aún mejor en Catalunya-, sino la también pública Tarragona.

El presidente Caixa Tarragona es el filo-socialista Gabriel Ferraté y el aún más filo Rafael Jené y ambos han colaborado con Narcís Serra, entre otras cosas porque Montilla, tras arrebatarle a su adversario político en el PSC la fusión con Girona. No, esta vez el problema no procede de la Generalitat. Sin embargo, el presidente de la Diputación de Tarragona es el filo-convergente Josep Poblet i Tous, que no está dispuesto a que el PSC controle la entidad fusionada, que podría auparse, con 81.000 millones de euros en activos hasta el cuarto o incluso tercer lugar del sector, según se mire.

Y es que CIU también quiere su lugar al sol en el sistema financiero.

Eulogio López

[email protected]