El famoso actor Tom Cruise (en la imagen) está más susceptible que nunca ya que tuvo una pequeñez difícil. Acudió a 15 escuelas diferentes ya que su familia cambiaba mucho de domicilio. Durante toda su etapa escolar recibió golpes y burlas por parte de sus compañeros, por su dislexia.

En sus últimas declaraciones a la revista Parade afirma que sufrió acoso por parte de sus compañeros de colegio.

«A principio de curso nuestro hijo se quejaba de que había un compañero de clase que le daba collejas, patadas y le insultaba». Relata el padre de Izzan el tormento que viven los progenitores desde hace unos meses es angustioso. «Hablamos con su profesora en un primer momento y nos dijo que estuviéramos tranquilos, que eran más niños los que se quejaban, más padres, y que iban a tomar medidas".

Luego apareció en escena otro niño más. Eran como los "matones" de la clase, y los dos iban contra mi hijo». Una zozobra que ha sobrepasado los límites de la resignación. El pasado mes de marzo, el menor, de once años, padecía una nueva agresión por parte de un compañero de clase.

«Después de recibir un golpe fuerte en la entrepierna, mi hijo se cayó redondo en el colegio y nadie lo atendió, nadie se percató. Y me contó que no era capaz de respirar por el golpe, estuvo más de diez minutos en el suelo y nadie lo auxilió. De hecho, volvieron al aula, e Izzan por miedo a la represalia no decía nada aunque tenía mucho dolor». Tanto que pidió permiso para salir al lavado. Fue cuando comprobó que tenía la ropa interior ensangrentada. Entonces, indicó a la profesora lo que le había sucedido. Ella, a su vez, informó a la directora, que interrogó a Izzan.

En nuestro país, según el Defensor del Menor, las quejas por acoso en los colegios, también conocidas como "bullying", se han acrecentado. En San Sebastián tres menores de 13 y 14 años fueron denunciados por participar en el acoso y agresiones de un compañero. Los alumnos escarnecían y golpeaban a su compañero.

El Ministerio de Educación ha creando un Plan de Convivencia Escolar que busca remedio a la crisis de la violencia en los colegios y que incluirá un servicio de inspección especializado. Se trata de evitar situaciones como insultos y agresiones o palizas a compañeros, las cuales se graban a través de los móviles de los adolescentes que participan, de forma pasiva, en esas agresiones. En Francia el Gobierno ha ordenado la presencia policial en los colegios para frenar la violencia en los centros escolares.

"Las desventuras de la niñez repercuten sobre toda la vida y dejan una fuente inagotable de melancolía en el corazón del hombre", afirma P. Brulat. 

Clemente Ferrer

[email protected]