• Es la línea roja con la que amenazan las dos grandes empresas privadas de TV: que Rajoy se atenga a las consecuencias.
  • La decisión sobre la TDT y el dividendo digital ya está tomada: se cerrarán ocho canales y se abriría un concurso para dos nuevos.
  • Tanto Tele 5-Cuatro como Antena 3-La Sexta han entrado en pérdidas en 2013.
  • Además, Planeta tiene que refinanciar 700 millones de deuda al final del verano y no cubre el presupuesto publicitario en más del 15%.
  • Y mientras, El País se vuelve 'marianista': si no, lean su edición del domingo: necesita refinanciar su deuda por más de 3.000 millones de euros.

Nos los cuentan en Moncloa: la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría advierte del duopolio que controla la información y la publicidad televisiva en España, el italiano Silvio Berlusconi y el español José Manuel Lara (en la imagen), que RTVE volverá a emitir publicidad. En otras palabras, que podría arrebatarle al resto del sector unos 300 millones de euros en publicidad, lo suficiente como para que los dos grandes tengan un serio problema.

Son los cálculos que maneja el presidente de la Corporación RTVE, Leopoldo González-Echenique, aunque lo que las privadas obtuvieron cuando se suprimieron los anuncios en RTVE rozaba los 450 millones de euros.

Sáenz de Santamaría ya respondió a Hispanidad que todo dependería de que los tribunales europeos dieran la razón a los operadores de telecomunicaciones, que son los que ahora financian la televisión pública. Pues bien, Europa les dará la razón a las telecos como ya se la ha dado a las telecos francesas.

Para entendernos, es lo que Lara y Berlusconi habían considerado la línea roja. Les preocupa mucho más que la reducción del número se canales de TDT que RTVE vuelva a competir en el segmento publicitario. Entre otras cosas porque, no nos engañemos, resulta que tanto Tele 5-Cuatro como Antena3-La Sexta (Mediaset España y Atresmedia) han entrado en número rojos en el presente ejercicio por el descenso abrupto de la publicidad.

Por ejemplo, Atresmedia lleva ahora un desfase de más del 15% de publicidad sobre el presupuesto previsto. Además, Planeta está obligado a refinanciar, antes de fin de año, una deuda de 700 millones de euros. Sí, no es como la deuda de El Mundo (más 1.000) o de El País (más de 3.000 millones de euros), pero a Unedisa le salva la matriz italiana de RCS mientras PRISA se nos ha vuelto casi pepero. Si no, vean ustedes la edición del domingo 23 del diario El País: descubrirán a un gran estadista llamado Mariano Rajoy. Y es que hay que negociar con los bancos y Juan Luis Cebrián no quiere intromisiones del Gobierno.

Pero volvamos al duopolio. A Lara y a Berlusconi les preocupa mucho más la vuelta a la publicidad de RTVE que otra cosa. Pero es que, además, ya se ha tomado la decisión sobre los canales de TDT que hay que cerrar para cumplir la sentencia del Tribunal Supremo sobre la materia (la demanda de un pirata dicho sea de paso), así como la introducción de la nueva tecnología 4G de telefonía móvil. En pocas palabras, no se cerrarán ni 7 ni 9 ni 17: sino ocho canales, dos por cabeza de cada uno de estos cuatro concesionarios: Tele 5-Cuatro, Antena 3-La Sexta, Net TV y Veo TV.

Y se sacará a concurso dos nuevos canales, no tres, como estaba previsto. Con eso hay hueco para dos cosas: para la mencionada tecnología 4G de móvil y para que al Estado no le salga caro resintonizar antenas.

Pero lo que preocupa al duopolio es la publicidad en RTVE. Y apenas ocultan sus amenazas: que el Gobierno se atengan a las consecuencias. Les soltamos a Jordi González y al Gran Woming en menos que canta un gallo.

Eulogio López

[email protected]