Es grande la coalición PSOE-IU que gobierna Andalucía. Ahora, para todo tipo de ayudas y becas ya no mirará la renta sino el patrimonio del peticionario. Hombre, la verdad es que de lo que realmente se trata es de que cada consejería pueda hacer lo que le venga en gana a la hora de conceder una ayuda o denegarla.

Pero aun dentro de la arbitrariedad caben distintos niveles de burla. La izquierda siempre ha tenido manía a los que han hecho un patrimonio con su esfuerzo, sobre todo porque el socialismo es, preferentemente, envidia cochina. En definitiva, las ayudas y las becas para los míos, y yo decido quiénes son los míos. Aquí lo que hay es mucha jeta.

Pero la nueva presidenta de Andalucía, Susana Díaz (en la imagen), que parecía tan moderada, quiere además, una ley de medidas para expropiar temporalmente los pisos embargados por los bancos o para detener los embargos... porque me da la real gana. Yo decido cuáles son los vecinos que no pueden ser expropiados y cuáles no y, de paso, yo decido, de quién es la propiedad privada.

Y lo curioso es que RTVE, el canal público, presuntamente controlado por el Gobierno del PP, aplaude la medida porque, claro, hay "riesgo de exclusión social". La cronista nos cuenta los miles de familias que han resultado desahuciadas y que el decreto andaluz, "paralizado por el Gobierno central' ha logrado evitar" miles de desahucios. Desde Hispanidad hemos defendido la dación en pago, porque esa es de justicia, pero el desahucio también. Y esto porque defenderemos siempre también dos principios morales básicos:

1. Las deudas hay que pagarlas.

2. La libertad social siempre comienza con la conculcación de la propiedad privada.

El social-comunismo andaluz empieza a resultar demasiado envidioso pero, sobre todo, demasiado liberticida. Para mí que la sombra del camarada Sánchez Gordillo pesa sobre la izquierda andaluza. Para mí que es cochina envidia.

Eulogio López

[email protected]