• España aporta menos de la mitad de la ayuda humanitaria que le correspondería para Siria.
  • Y eso a pesar de que "España es un interlocutor respetado por su rol de mediador en el conflicto árabe-israelí", según Intermón Oxfam.
  • Rebeldes y yihadistas acuerdan un alto el fuego en la localidad siria de Azaz.
  • Fuego de morteros contra el Arzobispado melquita de Aleppo.
Pese a que este jueves, el presidente ruso, Vladímir Putin, afirmaba que ni él ni Rusia pueden asegurar al cien por cien que Siria cumpla el plan de eliminación de sus armas químicas, se mantiene la esperanza de que ello será posible.

Estas declaraciones se producían horas después de que el presidente sirio, Bachar Al Asad (en la imagen), haya manifestado en una entrevista con la cadena estadounidense FoxNews su compromiso a destruir su armamento, aunque ha recordado que necesitará para ello "tiempo y dinero". No obstante, por eso mismo, por las declaraciones de Bachar Al Asad, se mantiene la esperanza en Siria. Aunque el ultimátum sobre el informe de los lugares donde se produce y guarda ese arsenal vence el sábado 21 de septiembre.

Y eso pese a la insistencia machacona de EEUU en amenazar. El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, alcanzó la semana pasada tras tres días de negociaciones en la capital suiza un acuerdo con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, para obligar a Siria a entregar las armas químicas que posee, de forma "inmediata y total", para su posterior destrucción. Bueno, pues si Bachar Al Asad ha aceptado destruirlas, exploremos esa vía y no pongamos nerviosos a la gente.

Por otra parte, recordemos, el viceprimer ministro sirio, Qadri Jamil, ha anunciado que su Gobierno pedirá un alto el fuego en la futura conferencia de paz de Ginebra II, que Estados Unidos y Rusia quieren convocar en octubre.

A todo esto, según la organización no gubernamental Intermón Oxfam, los principales países donantes no están aportando suficiente ayuda humanitaria a la población siria y ha asegurado, al respecto, que España ha desembolsado menos de la mitad de la llamada "cuota justa", la cantidad adecuada de ayuda humanitaria estimada para cada país en función de su nivel económico.

En un comunicado difundido ayer jueves, Intermón Oxfam ha advertido, a partir de sus investigaciones, de que "los países donantes no están aportando la cantidad justa y coherente con su economía a los fondos que se necesitan con urgencia para atender la respuesta humanitaria en el conflicto sirio".  "Países como Francia y España no están proporcionando el apoyo humanitario que se necesita de forma urgente", a pesar de que, según el responsable de Intermón, "España es un interlocutor respetado por su rol de mediador en el conflicto árabe-israelí".

Así las cosas, una buena noticia este viernes en Siria, aunque sea parcial. El Estado Islámico de Irak y el Levante -grupo yihadista asociado a Al Qaeda- y una brigada del Ejército Libre Sirio (ELS) han acordado un alto el fuego en localidad de Azaz, en la provincia de Aleppo, informó una ONG siria. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) indicó en un comunicado que el acuerdo estipula la liberación de todos los detenidos y la devolución de todos los bienes saqueados por ambas partes.

Pero en otras zonas del país los bombardeos siguen. Que se lo pregunten a la Iglesia de Aleppo, ciudad sitiada. Según lo informado a la Agencia Fides por Jean-Clément Jeanbart, arzobispo melquita de Aleppo, en la noche de ayer, "dos proyectiles de mortero han dañado la sede de nuestro arzobispado greco-católico: no hay víctimas porque los disparos se produjeron por la noche".

El Arzobispo dice: "La ciudad está estrangulada y la situación está empeorando día a día. Como ciudadanos nos sentimos atrapados, y no sabemos cuál será nuestro destino. Los bienes escasean o tienen precios demasiado altos, la gente tiene problemas para sobrevivir a diario".

Por eso, continua el Arzobispo, "los fieles siguen huyendo, el éxodo continúa y los efectos de esto se ven también en las costas de las naciones europeas". "Desde hace dos años ofrecemos consuelo y apoyo moral a los fieles, pero cuanto más tiempo pasa, más difícil es persuadirles para que se queden", dice. "Sin embargo, nosotros, los cristianos en Siria, tenemos una misión: la del diálogo, de la paz, de la reconciliación, de mantener la luz de la fe, la esperanza y la caridad. Y queremos estar a la altura de esta misión".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]