• España: atentado en la Basílica del Pilar de Zaragoza de un grupo anarquista.
  • Indonesia: fundamentalistas islámicos bloquean la construcción de una iglesia católica que tiene un permiso válido.
  • India: Iglesia y sociedad civil reclaman la liberación de siete cristianos inocentes condenados en Orissa.
La persecución a los cristianos continúa en el mundo. Empezamos en Siria, país que vive esa atroz guerra civil. Allí, según la información de la Agencia Fides, el pueblo de Sednaya, al norte de Damasco, está bajo constante amenaza de las milicias yihadistas provenientes de Yabroud y de las montañas del Líbano, a través de la frontera, que organizan redadas y bombardeo para aterrorizar a la población civil.

En los últimos días se han producido los primeros enfrentamientos y un hombre católico ha muerto, explicaba Fides.

Pero no hace falta irse lejos de España para recoger la persecución a los cristianos. Ayer, miercoles, sin ir más lejos, un artefacto explotó en el interior de la emblemática basílica del Pilar de Zaragoza, sin que haya dejado heridos ni daños personales.

La Policía está investigando todos los aspectos relacionados con la explosión, como la composición del artefacto y la posible autoría. Las primeras sospechas sobre el suceso apuntan a que el artefacto explosivo pudo haber sido colocado por radicales de extrema izquierda, señalaba Efe. Hoy jueves, el grupo anarquista 'Comando Mateo Morral' ha reivindicado el atentado.

Nos vamos a Indonesia, donde líderes cristianos y musulmanes han expresado su consternación tras las fuertes protestas organizadas recientemente por grupos fundamentalistas islámicos para bloquear la construcción de una iglesia católica en Tangerang, en la parte occidental de la isla de Java, a unos 25 kilómetros de Jakarta.

Un grupo de más de 200 militantes del Islamic Defenders Front (FPI) trató de detener los inicios de la obra. Según la Iglesia local, los grupos islamistas están tratando de "sembrar la división religiosa". Los fieles católicos de la parroquia de Santa Bernardita afirman que tienen un permiso válido para la construcción de la iglesia, con capacidad para unos 11.000 fieles, publicaba Fides.

De Indonesia viajamos  no muy lejos, a la India, cuya Iglesia y numerosas organizaciones de defensa de los derechos humanos piden la liberación de siete cristianos inocentes condenados por un tribunal de primera instancia de Orissa, por el falso asesinato de un líder hindú.

El supuesto asesinato, aunque reclamado por los maoístas, fue el pretexto para el inicio de las masacres anticristianas de 2008, en el que murieron más de 100 fieles, 600 aldeas cristianas fueron saqueadas, 5.600 casas quemadas más de 54 mil personas desplazadas, informa Fides.

Después de la condena en primer grado, sacerdotes y activistas de la sociedad civil en Orissa han lanzado una campaña por la justicia, y los obispos de la India apoyan esos esfuerzos, según ha informado a la Agencia Fides el P. Charles Irudayam, Secretario de la Comisión "Justicia y Paz" de la Conferencia Episcopal "En primer lugar - nota - queremos reiterar que los siete cristianos son inocentes. El mismo tribunal que los condenó, el día después de la sentencia, condenó un líder maoísta por el delito del que se acusa a los cristianos: esto les exonera de forma permanente. La sentencia es manifiestamente errónea e injusta. Hacemos un llamamiento por la liberación de los siete inocentes, condenados sin pruebas", explica.

La Iglesia de la India, explica el sacerdote, "va a apelar ante el Tribunal Superior. Pero mientras tanto, los siete, en la cárcel desde hace cinco años, permanecen en prisión y el sufrimiento de sus familias continúa. Además: ¿quién pagará a los abogados ¿Y quién se hará cargo de sus familias y sus niños Será necesaria una compensación adecuada". "La condena -concluye- es paradójica: los cristianos en Orissa siguen siendo víctimas, no asesinos, y muchos de ellos siguen esperando justicia por la violencia que sufrieron".

Una ONG comprometida con la campaña por la liberación, declara en un comunicado enviado a la Agencia Fides: "Es realmente una historia desgarradora para la India moderna. Siete personas han perdido cinco preciosos años de su vida en prisión sin un juicio justo. Y miles de otros cristianos que sobrevivieron a la más brutal ola de ataques, siguen viviendo con miedo. Los fiscales y jueces han retrasado deliberadamente el proceso". Según el dirigente, "el Poder Judicial está influenciado por grupos nacionalistas y extremistas hindúes".

Urgen oraciones por los cristianos perseguidos en el mundo por su fe en Cristo.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]