• Obama vuelve a enfatizar la intervención militar y Francia le secunda.
  • Margallo asegura que "España en ningún caso" intervendrá en Siria y propone una solución política  no militar, como la propuesta rusa.
Ahora resulta que el presidente de EEUU, el premio Nobel de la Paz, Barack Obama, vuelve a recordar que tiene el gatillo fácil. Había dicho que la propuesta de Rusia de poner su arsenal químico bajo control internacional con el fin de evitar una intervención militar extranjera "sería un desarrollo potencialmente positivo", aunque exigió que fuera algo "ejecutable y serio", cosa que le garantizó Rusia. La propuesta rusa fue aceptada por el régimen sirio.

Pero ayer, el presidente estadounidense volvió a pedir a sus conciudadanos que apoyen una posible intervención en Siria, a pesar de que, según ha asegurado, tratarán de agotar las vías diplomáticas. "No somos los policías del mundo (...). Estoy de acuerdo y prefiero vías diplomáticas. Lo hemos intentado, pero ha continuado el uso de armas químicas. (...) Si podemos evitar que sigan muriendo niños gaseados, con esfuerzo y riesgos moderados, creo que debemos actuar". "Nuestros ideales, nuestros principios y nuestra seguridad nacional están en juego en Siria. Y por eso es por lo que debemos actuar", ha añadido Obama. "Es lo que nos hace diferentes, un país excepcional. Con humildad, pero con resolución, no perdamos de vista la verdad esencial", ha concluido su discurso.

Así que ya no está tan claro que EEUU no vaya a atacar a Siria, vamos que tiene ganas y quizá intereses comerciales con la industria armamentística.

Es decir, si ayer había una esperanza de paz parcial, hoy vuelven a cernirse negros nubarrones en el horizonte. Porque, además, el equipo de investigadores de la ONU ha acusado al régimen sirio de Bashar al Assad de la masacre de civiles, del bombardeo de hospitales y de otros crímenes de guerra desde el incremento, en los últimos meses, de sus operaciones para recuperar territorio.

Pero, asimismo, el equipo presidido por el brasileño Paulo Pinheiro ha acusado a los rebeldes, incluidos los combatientes islamistas extranjeros, de crímenes de guerra, como ejecuciones, tomas de rehenes y bombardeos de poblaciones civiles. El informe, que cubre el periodo entre el 15 de mayo y el 15 de julio, asegura que "los perpetradores de estas violaciones y crímenes, en las dos partes, actúan en contra del Derecho Internacional y no temen la rendición de cuentas", por lo que es "imperativo" su procesamiento. El documento indica también que se han recogido acusaciones sobre el uso de armas químicas "predominantemente por parte de las fuerzas del Gobierno", pero de momento no se ha podido llegar a una conclusión.

Si ambos bandos han cometido crímenes de guerra, ¿por qué castigar solo a uno, míster Obama Si Siria ha aceptado que le controlen sus armas químicas, ¿por qué no explorar esa vía no mlitar

Ayer, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió de que la propuesta de Moscú para que el régimen sirio entregue todo su arsenal químico sólo tendrá éxito si Washington renuncia a la intervención militar que lleva semanas analizando. Porque, además, el Gobierno de Bashar Al Assad aceptó la propuesta de Rusia de poner su arsenal químico bajo control internacional para evitar un potencial ataque de Estados Unidos, según anunció el ministro de Exteriores, Walid al Muallem, informó la agencia rusa Interfax.

Mientras, el Gobierno de Francia -que sigue queriendo ser el muerto en el entierro o la guinda de pastel- ha advertido este miércoles de que no se debe desestimar la acción militar para "castigar el uso de armas químicas" por parte del régimen sirio de Bashar al Assad "si fracasan los actuales procedimientos diplomáticos".

Y, a todo esto, ¿cuál es la postura del Gobierno español El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo, ha asegurado este miércoles ante el Pleno del Congreso que "España en ningún caso va a participar en una intervención militar en Siria" y ha precisado que el Gobierno está manteniendo contactos tanto con sus "amigos" como con sus "adversarios" sobre este asunto.

"España en ningún caso va a participar en una intervención militar porque lo prohíbe el artículo 19 de la Ley de Defensa", y ha añadido que "la solución al conflicto sirio es una solución política y no una solución militar".

No obstante, ha insistido en que España considera que "un ataque con armas químicas no debe quedar sin respuesta", que debe proceder del Consejo de Seguridad de la ONU y que debe tener como objetivo "garantizar que nadie, nunca, en ningún caso pueda realizar ataques con armas químicas".

El ministro de Exteriores ha defendido que el Gobierno español ha estado presente en todas las reuniones del Grupo de Amigos de Siria y ha indicado que en los últimos días ha mantenido contactos "con todos nuestros aliados y con nuestros adversarios sobre este tema". En este sentido, ha dicho que la "ventana de oportunidad" que supone la propuesta rusa de que Siria pongan bajo control internacional su arsenal químico "nos ha sido consultada por los rusos, por los franceses, por los ingleses y por los alemanes".

En este caso, hay que aplaudir la postura del Gobierno español, pues opta por una solución diplomática, política, y no militar. Y apuesta porque el uso de armas químicas no quede sin respuesta para "garantizar que nadie, nunca, en ningún caso pueda realizar ataques con armas químicas". La solución, como decía Margallo, es esa 'ventana de oportunidad' lanzada por Rusia y aceptada por Siria: poner su arsenal químico bajo control internacional.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]