• Rusia confirma que entregará a Siria los aviones MIG pero no enviará los misiles antes de otoño.
  • Estados Unidos, Francia e Israel, entre otros países, han pedido públicamente a Rusia que no entregue los misiles a Siria.
  • Pero Rusia ha defendido el envío de armas después de que Occidente abriese la puerta a la entrega de armas a la oposición siria.
Este viernes se ha sabido que Rusia va a cumplir el contrato firmado en 2010 y va a entregar a Siria diez aviones militares MiG-29, según ha confirmado la empresa de diseño de aeronaves MiG. No obstante, fuentes de la industria armamentística han asegurado que es improbable que los misiles S-300 lleguen antes del otoño.

Estados Unidos, Francia e Israel, entre otros países, han pedido públicamente a Rusia que no entregue los misiles a Siria. Sin embargo, Moscú, aliado tradicional de Damasco, ha defendido el envío de estos equipos, especialmente después de que la Unión Europea abriese la puerta a la entrega de armas a la oposición siria utilizando eufemismos como 'armamento defensivo' a los 'rebeldes moderados sirios'.

Como explicamos, el dictador sirio Bashar Al Assad (en la imagen) se ha aliado con los fundamentalistas de Hezbolá en El Líbano porque Hezbolá es una milicia chií libanesa que le ayuda a combatir a los rebeldes suníes en su país (dado que el odio entre chiíes y suníes es una constante en la historia). Lo cual ha provocado que entre Israel en el conflicto, porque es enemigo de los chiíes de Hezbolá.

Pero -insistimos-, los principales perjudicados serán los cristianos que pueden ser masacrados y perseguidos (como ya está ocurriendo) tanto por los chiíes de Hezbolá como por los suníes opositores sirios.

Al final, el peligro está en que el conflicto se extienda a Irak y Afganistán, de donde se va la OTAN, y a Irán y Pakistán. Es decir, una extensión del conflicto en las sedes del polvorín islamista radical.

Andrés Velázquez
[email protected]