• El ministro ruso de Exteriores Lavrov asegura que todavía hay "una oportunidad para la paz" en Siria.
    Putin advierte a EEUU de que su intervención en Siria será "un acto de agresión".
  • El presidente ruso -que habla claro- le recuerda a Obama que en Siria "hay unos pocos campeones de la democracia, pero hay más que suficientes combatientes de Al Qaeda y otros extremistas".
  • Es más, según el presidente ruso, los responsables de la masacre con gas sarín del pasado 21 de agosto serían los opositores para provocar una intervención de EEUU.
  • Iniciativa de la 'Comunidad Papa Juan XXIII' para "brindar apoyo a los refugiados sirios en los campamentos libaneses".
El Parlamento Europeo se ha puesto hoy de parte de Rusia al aprobar una resolución que alaba la solución de entrega de armas químicas por las autoridades sirias y pide un final negociado del conflicto. Los eurodiputados están de acuerdo con la propuesta rusa de colocar bajo el control de la comunidad internacional el arsenal de armas químicas sirio para su destrucción temprana. Propuesta que, por cierto, el propio régimen sirio ha aprobado.

De esa manera, el Parlamento Europeo le da un bofetón a Obama, que parece empeñado en castigar militarmente a toda costa al régimen de Bashar Al Assad. Hoy mismo, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, aseguraba que "todavía hay una oportunidad para la paz en Siria" y ha pedido que no se desaproveche, durante un discurso dirigido a un grupo de estudiantes en Kazajistán.

Lavrov tiene previsto viajar a Ginebra a lo largo de este jueves para debatir con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, la propuesta de Rusia, lo que ha provocado que el presidente, Barack Obama, haya pedido al Congreso que se posponga la votación para autorizar el ataque a Siria. Veremos qué pasa.

Volviendo al texto de la cámara europea, este condena "enérgicamente el exterminio masivo de civiles con armas químicas del 21 de agosto" pasado y subraya que tal ataque merece "una respuesta inequívoca, enérgica, focalizada y colectiva, sin excluir medidas disuasorias, para dejar claro que tales crímenes son inaceptables". Parece que no han concretado más en la condena, puesto que un informe de la ONU ayer denunciaba crímenes de guerra por parte de ambos bandos.

Por su parte, el propio presidente ruso, Vladimir Putin (en la imagen) -que habla muy claro-, ha advertido a Estados Unidos de que su intervención militar en Siria se traducirá en "una escalada del conflicto más allá de sus fronteras" y de que será considerada "un acto de agresión", en un artículo publicado en el diario 'The New York Times'.

Y lo hace argumentándolo muy bien: "Podría desequilibrar el orden internacional" ya que "podría socavar los esfuerzos multilaterales para resolver el problema del programa nuclear de Irán y el conflicto entre israelíes y palestinos, desestabilizando aún más Oriente Próximo". Es más, según el presidente ruso, los responsables de la masacre con gas sarín del pasado 21 de agosto serían los opositores para provocar una intervención de EEUU.

También ha alertado de que podría dar lugar a "un aumento de la violencia y a una nueva ola de terrorismo". "Hay mercenarios de países árabes, occidentales e incluso de Rusia luchando en Siria. ¿Acaso no volverán a nuestros países con toda la experiencia adquirida allí Es una amenaza para todos", ha planteado. El ex agente de la KGB ha sostenido que "en Siria no hay una batalla por la democracia, sino un conflicto armado entre el Gobierno y la oposición en un país multirreligioso". "Hay unos pocos campeones de la democracia, pero hay más que suficientes combatientes de Al Qaeda y otros extremistas", ha recordado.

En el orden humanitario cabe destacar la iniciativa de los voluntarios de la 'Operación Paloma', un cuerpo de paz no violento de la 'Comunidad Papa Juan XXIII', que acaban de llegar a Líbano para reunirse en los próximos días con las víctimas de la guerra de Siria y con los grupos que actualmente trabajan por la paz y la reconciliación en el territorio. Sus objetivos son  "brindar apoyo a los refugiados sirios en los campamentos libaneses; conocer y apoyar las realidades sirias que trabajan por una paz que no quiere y no puede ser obtenida por el uso de las armas".

"Esta acción tiene por objeto poner la atención en un punto central: no se construye la paz con la guerra", dice, en una nota enviada a la Agencia Fides, Juan Ramonda, director general de la Comunidad Papa Juan XXIII. "No se evita la guerra mediante la producción y venta de armas a todos los regímenes dictatoriales del mundo. Sólo la no violencia y la reconciliación construyen una paz duradera. Por esta razón - reitera el responsable - tenemos que dar apoyo concreto a las víctimas civiles de la dictadura primero y del conflicto ahora, y a todos los que en Siria, sin armas, pagan con la cárcel y con su vida la paz y la reconciliación que llegarán".
 
Andrés Velázquez

[email protected]