Celebramos el miércoles la festividad de los "santos mártires del siglo XX" y la casulla de los sacerdotes cuando dicen misa es roja.

Recientemente se han beatificado a 522, en Tarragona. Ahora bien, sin ánimo de molestar: ¿De qué mártires hablamos Ha habido durante el siglo XX más asesinados por odio a Cristo pero, oiga, sin bromas: más del 90% de ellos lo fueron durante la década de los años treinta en la zona controlada por los republicanos. No sólo durante la Guerra Civil sino desde 1931, cuando empiezan a arder iglesias y monasterios en España, a manos de los ancestros de los actuales anarquistas, comunistas y socialistas. Hombres y mujeres asesinados por el simple hecho de ser católicos, generalmente curas y religiosos, pero también laicos cristianos.

La Iglesia, para no herir a nadie, comenzó hablando de "mártires de los años treinta" pero, al parecer, la concreción cronológica hería las susceptibilidades de los muy demócratas evocadores de la II República que, en efecto, fue un régimen democrático. De hecho, fue la perversión de la democracia, la vía por la que el marxismo quería fulminar a sus adversarios... bajo el paraguas de la democracia y en alianza con el Gobierno... democrático. Pues bien, ahora la Iglesia habla de "mártires del siglo XX". Una delicadeza sin duda, pero tampoco hay que llegar hasta Maura y compañía, allá por los primeros años de la pasada centuria.

Y mientras la izquierda actual no acepte la responsabilidad de su ideología marxista en la matanza -y no la ha aceptado tras casi 40 años de democracia- la reconciliación no habrá llegado a su fin. Dos no pelean si uno no quiere y los mártires han perdonado a sus asesinos pero, para alcanzar la reconciliación, se necesita, no sólo que un parte perdone sino que la otra se arrepienta.

Por el momento, estamos en 2013, la izquierda del IU y PSOE no sólo no reconoce nada sino que se enorgullece de la cristofobia homicida de la II República, mientras recrea la historia hasta el mito.

Mal vamos.

Eulogio López

[email protected]