La multinacional alemana contrata como asesores a Joskua Fischer y Masdeleine Albright

Una de las cosas buenas que la señora Merkel ha dado a Europa -no muchas- ha consistido en alejar a Joskua Fischer del primer plano de la esfera política.

Ahora, sin embargo, la multinacional alemana Siemens devuelve al canciller verde al proscenio junto a otra inefable: la ex secretaria de Estado Madeleine Albright con Bill Clinton.

Ambos se convierten en asesores de la multinacional, empeñada en borrar su imagen de sobornadora de gobiernos en los cinco continentes. Y tiene toda la razón: entre sobornar y contratar es mucho mejor esto último.