Sr. Director:
Como nos dediquemos a echar la culpa de la indisciplima escolar a padres o profesores, los políticos -especialmente los progres- se van a frotar las manos tan contentos, porque esa es la forma de que no salgan a relucir sus funestas leyes: LODE, Carta de Derechos y Deberes de los Alumnos  (la peor de todas), LOGSE, Divorcio Express, etc.

Esa será la forma de que nos olvidemos de Matilde Fernández, el "póntelo, pónselo", Crónicas Marcianas, los Wayomings, etc.

A los profesores los maniataron con las citadas leyes, y a los padres, con "las de no poder dar un cachete". ¡Hasta el defensor del menor Morgades se metía con el cachete! Claro, que cuando se nombran cargos y cargos innecesarios ¡algo habrá que decir!

Y, ¿cuáles son las causas de la mala educación de los padres? Pienso que tanto la mala educación de los padres, como la de los hijos, en gran parte, se debe a los progres (mayo del 68).

A los de izquierdas les viene muy bien que se eche la culpa a los padres. Así la gente no se acuerda de sus funestas leyes.

Hay mucho pardillo de derechas suelto. Hace unos días escuché en un programa sobre la indisciplina, en una emisora de derechas,  que comenzó con la intervención de un sindicalista de UGT que vino a decir (la cantinela de siempre) que las cosas se arreglarían  distribuyendo a los alumnos de forma homogénea entre los Centros públicos y los Concertados (así fastidiamos a todos, digo yo) y que las medidas de Esperanza Aguirre no iban a servir.  No entiendo cómo, a la hora de pedir la opinión de un sindicalista se recurre a un miembro de uno de los sindicatos que más han contribuido al desastre. ¡Así nos luce el pelo! 

Hay otros sindicatos mejores: ANCABA, ANPE, AMES, y... poco más.

Aunque las medidas de Esperanza Aguirre sean algo tibias (con el poco apoyo que tiene, tampoco puede hacer mucho más), sólo cabe aplaudirla; es de los pocos que se salva.

V. Manuel Sánchez

[email protected]