• Tampoco apoya a Obama el presidente ruso Putin quien denuncia que el uso de la fuerza contra Siria sin una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU sería un "acto de agresión".
  • El Papa Francisco ha pedido a Putin que el G20 busque una solución pacífica a través del diálogo y la negociación.
  • Y los obispos sirios también se oponen al uso de la violencia: "La oración es nuestra última oportunidad para detener la violencia", dice Mons. Samir Nassar, arzobispo maronita de Damasco.
El presidente de EEUU, Barack Obama, está empeñado en atacar al régimen sirio de Bashar Al Assad (en la imagen) por haber utilizado, supuestamente, armas químicas. Obama obtuvo ayer el respaldo del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, que aprobó una resolución que autoriza un ataque militar limitado contra Siria.

Con Obama están el primer ministro británico, Cameron (aunque no puede hacer nada porque su Parlamento se lo ha negado) y el presidente francés Hollande, que quiere hacerse el interesante y como que Francia sigue pintando algo en el mundo.

Enfrente está Rusia, país cuyo presidente, Putin, ha llegado a decir que el supuesto ataque químico es una "gran tontería" y ha asegurado que el Congreso estadounidense no tiene derecho a aprobar el uso de la fuerza contra Siria sin una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU y ha subrayado que si lo hace sería un "acto de agresión".

Precisamente, este jueves, el Papa Francisco ha enviado una carta al presidente ruso, anfitrión de la cumbre del G20 que se celebra estos días en San Petersburgo, en la que pide a todos los líderes que "dejen a un lado" la búsqueda "inútil" de una solución armada al conflicto y hallen una solución pacífica a través del diálogo y la negociación.

En contra de Obama se sitúan también la mayoría de los estadounidenses, pues según una encuesta divulgada este martes, solo cuatro de cada diez apoyaría un ataque a Siria con misiles (aunque en el caso de un ataque con participación de países como el Reino Unido y Francia, el porcentaje de oposición baja al 51% y el de respaldo sube al 46%). Pero sigue siendo minoría.

Y enfrente de Obama están, además del Papa Francisco, los obispos, sobre todo de la zona. "Todos los obispos y fieles cristianos en Damasco han acogido el llamamiento para ayunar y orar por la paz en Siria el sábado 7 de septiembre. La oración es nuestra última oportunidad para detener la violencia", dice a la Agencia Fides Mons. Samir Nassar, arzobispo maronita de Damasco, que vive estos días con su comunidad en una actitud de "oración y esperanza para detener la guerra". El arzobispo informa a Fides de que "muchos musulmanes se unirán a nosotros", y que, por lo tanto, la oración en Damasco será ecuménica e interreligiosa, signo de la fuerte voluntad de paz de toda la población siria.

Según la información de Fides, las diferentes comunidades y parroquias se preparan para vivir momentos y vigilias de oración. Una iniciativa muy querida y que contará gran participación, será la del Santuario de 'Tabbaleh', en Damasco, que es el 'Memorial de San Pablo', un lugar donde cada sábado se celebra la Santa Misa y una vigilia ecuménica, en el espíritu paulino. En el Santuario, confiado al cuidado pastoral de los frailes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa, "viviremos el 7 de septiembre un intenso día de ayuno, penitencia y oración para implorar la paz de Dios", dice a la Agencia Fides, el fraile franciscano padre Romualdo Fernández, OFM, Rector del Santuario.

Por supuesto que hay que condenar el uso de armas químicas, si lo ha habido, por parte de Al Assad. Pero no está claro que haya sido él (como dice Putin). Y, sobre todo, la del Gobierno de EEUU no sería una acción proporcional a los efectos que podrían derivarse, que es una de las condiciones que establece la Doctrina Social de la Iglesia para una guerra justa.

Pero Obama sigue a lo suyo y no hará caso, quién sabe si con inconfesables intereses en la zona, o en la industria armamentística, o...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]