• Francisco Marhuenda se convertiría en director del diario del PP y Galiano en su Ceo.
  • Aunque ABC y Luis Enríquez insisten en entrar en el juego.
  • Lo peor de todo: José Manuel Lara exige que no le cierren ni un sólo canal de TV.
  • Y, por si acaso, ha dado vía libre a La Sexta para que arremeta contra el Gobierno.
  • Contra todo el Gobierno... menos contra Soraya.
  • Y José Manuel Soria está perdiendo el pulso frente a la vicepresidenta primera.
  • Mientras Pedro J. Ramírez quiere comprar el 30% de El Confidencial, precisamente la parte del expulsado Jesús Cacho.

Se reactiva la operación CEC, que nos remonta hasta finales del verano del pasado 2013. Les cuento. Harto ya de Pedro J. Ramírez, el señor Presidente, don Mariano Rajoy, y su segunda, la señora vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría decidieron pedirle al Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC), a los grandes empresarios, para entendernos, que financian la compra de Unidad Editorial, de El Mundo, para entendernos, por José Manuel Lara (en la imagen), del grupo Planeta.

Don José Manuel le tenía algo de miedo a Pedro J. Ramírez, pero nunca dice uno cuándo alguien le ofrece algo gratis, quiero decir, financiado. La cosa no cuajó porque ningún empresario quería atraerse las iras de alguien que empleaba tan bien sus instrumentos de poder como Ramírez... y porque Rizzoli, los editores de El Mundo, reclamaron 400 millones de euros.

Pero las pérdidas de El Mundo continuaban y los italianos seguían pidiendo una solución. Al final, resultó que nadie tenía nada que perder con la marcha de Pedro J. y mucho que ganar, incluida la Zarzuela.

Al final, se consigue que los italianos echen a Pedro J. Ramírez bajo la promesa de una fusión entre El Mundo y ABC que contribuya a reducir sus pérdidas... y poner en la calle a decenas de periodistas, claro está.

Y es ahí donde resucita la operación CEC: Lara ya tiene La Razón en Madrid: ¿Por qué no fusionar El Mundo con La Razón en lugar de con ABC y así la financiación de la operación resultaría menos gravosa y más opaca El diario resultante tendría como director a Francisco Marhuenda, actual director de La Razón y como gerente o Ceo a Fernández Galiano, de Unedisa.

Eso sí, Luis Enríquez, el Ceo de Vocento, procedente de Unedisa, no se resigna a quedar fuera de la operación y probablemente del mercado. Pero tiene un problema: las familias de Vocento están hasta el gorro del ABC, que nunca han considerado suyo (salvo los Luca de Tena, naturalmente) y lo que desean es librarse del histórico rotativo cuanto antes. En cualquier caso, la clave es Lara y Lara apuesta por La Razón y promete que el resultado de la fusión será el periódico del PP. Al parecer, la única que se lo cree es Soraya pero los políticos son como adolescentes. Se encaprichan con algo y...

Y ojo, todo al estilo Lara: dádmelo barato y ya veré si cumplo mis promesas. A fin de cuentas, el hombre de Planeta es el editor con menos ideología de todos: lo suyo es la cuenta de resultados.

Además, para hacerse con El Mundo exige mucho a Soraya, a quien le va ganando una batalla tras otra. Por de pronto, exige que no le quiten un sólo canal de los ocho que posee de TDT. Porque donde gana dinero Lara no es en la prensa sino en la tele.

Y será difícil, el Tribunal Supremo dejó claro que hay que cerrar nueve canales más otorgados y que tres de esos canales son de Antena 3 TV-La Sexta. Y el ministro Soria aseguraba a Hispanidad que la sentencia se cumpliría y se pagaría del dividendo digital.

Sólo que Lara amenaza al Gobierno: si me quitáis un solo canal me lanzo a vuestra yugular. Y como el chantaje se demuestra nadando, Lara ya ha soltado a los chicos de La Sexta: tienen carta blanca para masacrar al Gobierno en año electoral. Soraya quiere ceder y está dispuesta a 'encerar' a Soria. Por ahora, gana Soraya, pero el Tribunal Supremo cualquier día se va a poner en huelga si el Gobierno, que debe dar ejemplo, se pasa por donde ustedes están pensando sus resoluciones. "Por el forro", que diría Durán Lleida.

El Ejecutivo tiene de plazo el que le ha exigido el Supremo: hasta el día 16. Dos consejos de ministros, como quien dice. La decisión hay que tomarla ya.

En el entretanto, Pedro J. Ramírez no se está quieto. Fracasó en su intento de pasarse a la prensa digital y ha ofrecido a José Antonio Sánchez comprarle un 30% de El Confidencial. Mejor ir a algo cuajado que iniciar una nueva aventura, porque en Internet los grandes señores de la prensa vegetal no dejan de fracasar.

Un 30%, es decir, justo el porcentaje que tenía el periodista Jesús Cacho, antes de que su socio y examigo, José Antonio Sánchez, alias Totoyo, le expulsara de El Confi e invalidara el peso de su participación accionarial. En principio, Totoyo no está por la labor.

Eulogio López

[email protected]