• En sólo quince días, el presidente murciano llega a un acuerdo con Aena para cerrar el aeropuerto de San Javier.
  • La constructora exige, como mínimo, que la deuda de 200 millones de euros la asuma el nuevo titular y que le devuelvan los 50 millones que ha empleado de su capital para financiar el proyecto.

No podía ser de otra forma. Sacyr lleva al Gobierno murciano a los tribunales por la rescisión unilateral del contrato de concesión del aeropuerto de la región. Como se recordará, el Gobierno de Ramón Luis Valcárcel (en la imagen) rescindió el acuerdo el pasado 13 de septiembre alegando que la concesionaria, Aeromur, había abandonado el proyecto y que no había cumplido el compromiso de abrirlo el 28 de julio de 2012. Aeromur, está formada por Sacyr, BMN, Sabadell-CAM, Cementos Lacruz y Montoro e Hijos.

Además, el Ejecutivo murciano anunció este lunes que había llegado a un acuerdo con Aena para cerrar la parte civil del aeropuerto de San Javier, una de las exigencias que Aeromur lleva reclamando desde hace un año y medio y que no había prosperado. Sencillamente, ni el Gobierno murciano ni el Ministerio de Fomento hicieron nada durante ese tiempo. Hasta ahora, cuando la comunidad ha rescindido el contrato con la concesionaria.

El cierre de San Javier era una condición imprescindible para que comenzara su actividad el nuevo aeropuerto de Corvera.

Otra de las sinrazones del presidente Valcárcel hace referencia a los 200 millones de euros que, según él, tiene que pagar Sacyr. Desde la constructora se afirma, sin embargo, que "mientras que Sacyr ha tenido el contrato del aeropuerto ha cumplido con sus compromisos con la deuda".

En cualquier caso, tras la ruptura del contrato, la empresa que dirige Manuel Manrique exige, como mínimo, que esos 200 millones de euros de deuda los asuma el nuevo titular del aeródromo y que les devuelvan los 50 millones de euros de su capital invertidos para financiar el proyecto.

Pablo Ferrer

[email protected]