• Se le acusa de anteponer su conveniencia personal a la de los trabajadores.
  • Es el director del programa "Audiencia Abierta", dedicado a la monarquía española.
  • No cobra como consejero, pero sí como trabajador de la casa, y el plus que recibe como director parece ser muy importante para él.
  • Según el Sindicato Independiente de Comunicación y Difusión, gracias a este programa, "un republicano concurrente" se ha convertido en "monárquico convencido".
  • Miguel Ángel Sacaluga ha pactado con Leopoldo González Echenique, según el sindicato, el acuerdo base para la negociación del II Convenio Colectivo de la corporación.

El Sindicato Independiente de Comunicación y Difusión, anteriormente conocido como APLI, continúa denunciando la connivencia entre Miguel Ángel Sacaluga, consejero en la corporación a propuesta del PSOE y Leopoldo González Echenique.

En el último comunicado difundido por el SI, le acusan de ejercer el proselitismo político en el programa sobre la monarquía española que dirige, Audiencia Abierta, donde según denuncia el sindicato independiente, también evidencia su incoherencia personal:  "Un programa que por no verlo casi nadie, no le ve ni el Rey, un programa (plus incluido) que ha conseguido hacer de un republicano concurrente un monárquico convencido. Algo parecido a lo que pretende lograr el eximio Echenique, la cuadratura del círculo laboral: rebajar el presupuesto de RTVE en más de 40 millones de euros, sacando gran parte de esos millones de la masa salarial (nadie se atrevió antes a tanto) y sin huelga alguna, movilización o movida".

El sindicato, en el panfleto que ha distribuido entre los trabajadores, redactado con un lenguaje incisivo y mordaz, pide para Sacaluga "un título nobiliario. Proponemos se le nombre marqués de la conjura o conde de las traiciones, pudiendo compaginar este título con el del Gran Maestre del Comando Rubalcaba…".

Denuncia también el Sindicato Independiente que la estrategia de los acuerdos base y preacuerdos es la misma utilizada hace cuatro años en relación con la producción propia. Entonces se abortaron las movilizaciones iniciadas "a cambio de una estéril Mesa de Producción y de un lamentable Convenio, garantía de empleo incluida".

El Sindicato muestra su más feroz oposición a las pretensiones señaladas en el preacuerdo del II convenio colectivo, que incluye las bajadas de sueldo, la antigüedad y las pagas en un 5%, amén de los pluses en un 10% y la pérdida de beneficios laborales. Se calcula que la reducción salarial se traduciría en una pérdida real de más del 8,5% del sueldo que se uniría al 3% del plan de pensiones, amén de la repercusión en posteriores ejercicios al aplicarse las revalorizaciones anuales sobre las nóminas ya rebajadas.

El texto establece como fecha tope el 30 de junio de 2013 como fecha límite para lograr un acuerdo sobre la aplicación de medidas económicas y clasificación de categorías, y, en teoría, el 1 de octubre para 'la adecuación articulada del texto definitivo' del II Convenio Colectivo.

Sara Olivo
[email protected]