• Acusa al presidente de RTVE de pactar con el PSOE.
  • La secretaria general del PP, que ya solicitara el relevo de Somoano como director de informativos, asegura que la radio y TV públicas continúan controladas por el PSOE.
  • Cospedal habla sobre todo de la cobertura de la televisión pública a los partidos minoritarios y a los movimientos anti-sistema. Y pone de ejemplo a Telemadrid.
  • Y ha encontrado en Carmen Martínez de Castro el apoyo que nunca esperó.
  • Respuesta de Rajoy: por primera vez acepta discutir la cuestión RTVE, aunque se niega a hacer cambios antes del verano.
  • El presidente sabe que se enfrenta al frente unido de los canales privados, que braman contra la reforma de la TDT.
  • Por su parte, Soraya Sáenz de Santamaría continúa defendiendo a su colega en la abogacía del Estado.

Personas más comprometidas con el partido. Eso es lo que pide la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal (en la imagen), para Radio Televisión española que, según ella, sigue controlada por los socialistas.

Por los socialistas no se sabe pero que la RTVE del PP, y de su presidente, Leopoldo González-Echenique, no han conseguido encauzar las tendencias progres de RTVE, parece bastante claro.

Todo esto nos lleva al enfrentamiento permanente entre las dos mujeres más próximas a Mariano Rajoy: la secretaria general del partido y la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Cospedal se refiere a la vice como la 'ratita presumida' mientras ésta habla de 'Miss Albacete'.

En su momento, Cospedal ya solicitó el relevo de Julio Somoano pero ahora puja más alto: quiere el cese de Leopoldo González-Echenique, el presidente de la Corporación RTVE, un abogado del Estado nombrado por su colega de oposición Sáenz de Santamaría.

Y lo cierto es que Cospedal se ha ganado el apoyo -por primera vez- de la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro.

Cospedal asegura que los informativos de RTVE prestan la misma atención a lo que dice el Gobierno o el PP que a partidos minoritarios y a grupos antisistema, que están incendiando las calles contra el Gobierno. No sólo eso: asegura que RTVE no deja de aludir a los escándalos del PP mientras silencia o minusvalora los que afectan al PSOE y los de los nacionalistas. Pasando a mayores, Cospedal acusa directamente a Echenique de pactar con el PSOE.

Y pone como ejemplo a seguir a los informativos de Telemadrid.

Ahora bien, contra el vicio de pedir, el cese de don Leopoldo, está la virtud de ratificarlo en el cargo. Lo malo es que por vez primera, Rajoy no ha dado la callada por respuesta sino que ha dejado en suspenso la decisión hasta el verano. Digamos que acepta negociar.

El presidente sabe que se enfrenta a las iras de las televisiones privadas, a las que el Gobierno piensa arrebatar 9 canales de alcance nacional y probablemente amortizará seis de ellos. Y no sólo eso: el Ejecutivo tiene claro que la publicidad debe volver a RTVE para subsanar su déficit, tarea de gestión, en la que Echenique resulta tan inoperante como en los contenidos.

Eulogio López

[email protected]