• Iberoamérica ya supone el 51% del volumen de actividad de la operadora.
  • Fuerte crecimiento del beneficio por acción ( 15%), coincidiendo con la vuelta al dividendo.
  • El mercado de smartphones crece un 27%, así como los contratos de móviles, que aumentan un 9%.
  • Se reduce la deuda, que pasa de 2,36 veces el OIBDA en 2012, a 2,31 veces en 2013, y los costes financieros, que se reducen del 5,37% al 5,34%.

La época actual resulta especialmente atractiva por la oleada de datos contables y financieros publicados por las entidades cotizadas en el mercado español, actuando como un barómetro de la situación económica y de la actuación ante el entorno tan convulso en que nos encontramos.

De su análisis se percibe una segmentación geográfica interesante que conduce a que el aumento del beneficio provenga fundamentalmente de Hispanoamérica

En esta ocasión, la reciente información pública sobre la reestructuración de los departamentos organizativos de Telefónica buscando la simplificación operativa, se complementan con la publicación de los resultados anuales del ejercicio 2013, los cuales nos aportan interesantes sorpresas.

Desde el punto de vista de la cuenta de resultados, el comportamiento de la entidad se refleja en un aumento de los resultados netos en un 16,9%, hasta un total de 4.593 millones de euros, cifra algo superior a las previsiones de los analistas en el mercado, que cifraban dicho aumento en un importe alrededor de los 4.400 millones.

Los ingresos por actividad, de 57.061 millones de euros, sí reflejan una caída del 8,5%

De su análisis se percibe una segmentación geográfica interesante que conduce a que el aumento del beneficio provenga fundamentalmente de Hispanoamérica, que creció en un 9,6%, representando con ello el 51% del volumen de actividad de Telefónica, y ello asumiendo el estancamiento de actividad en otros segmentos que se refleja en caídas interanuales del 6% en el mercado europeo al cierre del ejercicio, y del 11,9% negativo en el mercado español.

Dicha variación queda igualmente justificada por un menor importe de las provisiones reconocidas en el ejercicio, en la medida que en el ejercicio 2012 se dotó una significativa cantidad como consecuencia de la exposición de sus negocios a Venezuela y a Telecom Italia. Los ingresos por actividad, de 57.061 millones de euros, sí reflejan una caída del 8,5%, con un margen de operaciones del 33,4%, cifra similar a ejercicios anteriores, lo que determina un comportamiento organizativo eficiente ante los cambios regulatorios a nivel internacional.

En el estudio del cash flow resulta interesante analizar el comportamiento del beneficio por acción (EPS) el cual aumenta en un 15,6%, hasta una cantidad igual a 1,01 euros por título, con una tendencia creciente a lo largo del ejercicio 2013, al pasar del 0,20 en el primer trimestre hasta 0,31 en el cuarto, lo que supone una mejora en la actividad de la compañía.

En esta misma línea los Flujos Libres de Caja (FCF), por un importe total de 5.391 millones de euros y un valor por acción de 1,19 euros, también supone una recuperación de la actividad, al pasar de cifras negativas en el primer trimestre del ejercicio 2013, a cifras próximas a los 1.990 millones en el trimestre próximo al cierre del año. En definitiva, durante 2013 Telefónica ha ido de menos a más.

No obstante, todos los cambios deben verse analizados bajo la consideración de algunos cambios en el perímetro de consolidación, por los cambios experimentados por Atento en el conjunto de la actividad del grupo. Asimismo se debe considerar los cambios en la orientación del negocio, bajo la búsqueda de productos y mercados con generación superior de valor añadido. En este sentido destaca la evolución en la penetración en el mercado de smartphones, con un crecimiento del 27%, acelerando su comportamiento a lo largo del año, así como de los contratos móviles, con una variación interanual del 9%.

Desde el punto de vista patrimonial se ha producido una importante reducción de la deuda neta (ya saben: el proceso de desapalancamiento en que está inmerso todo el mundo) pasando de 2,36 veces el OIBDA en el ejercicio 2012 a 2,31 veces para el año objeto de análisis. Ello deriva en un aumento de la liquidez, con un incremento de 1,6, en un entorno con menores costes de financiación, que se reducen de 5,37% al 5,34%, cantidad poco llamativa salvo por los importantes recursos financieros empleados por la entidad.

El análisis anterior es valorado de manera optimista por la entidad y ha derivado en un dividendo por acción comprometido de 0,75 euros por acción, tras un periodo restrictivo en el reparto de beneficios.

Telefónica comienza a salir del túnel, aunque lentamente.

Rodrigo de Silos

[email protected]