• Critica la derrama del FGD para pagar preferentes de las nacionalizadas.
  • Zanahoria al Ejecutivo: nos quedaremos con CatalunyaCaixa si aceptáis el crédito fiscal de 5.000 ó 6.000 millones de euros.
  • Lo más preocupante de las cuentas del primer trimestre es la caída del margen de intereses.
  • En el segundo semestre la entidad estudiará la vuelta al dividendo.

Era la primera comparecencia de Francisco Gómez (en la imagen) para presentar resultados trimestrales de la entidad. El nuevo consejero delegado del Popular lo llevaba bien preparado y no se ha salido del guión.

En cualquier caso, Gómez, se ha sumado al descontento con el saneamiento del sistema financiero y ha criticado la derrama del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para pagar las preferentes de las entidades nacionalizadas que no cotizan. Según él, a partir de 2014, el Popular tendrá que aportar unos 14 millones de euros anuales durante siete años. En su opinión, habría sido más positivo que las entidades que no colocaron preferentes "no aportaran a esta derrama".

Sea como fuere, Gómez cree que se ha avanzado mucho en la reestructuración del sector, pero que aún queda un último empuje, y ha recordado la aportación del Popular hasta el momento: comprar el Pastor sin ayudas públicas, pagar la derrama del FGD y entrar en el accionariado de la SAREB.

El banco que preside Ángel Ron está dispuesto a seguir creciendo de forma inorgánica. Incluso, según Gómez, está dispuesto a replantearse la adquisición de CatalunyaCaixa si cambian las condiciones. En otras palabras, si el Gobierno acepta el crédito fiscal de 5.000 ó 6.000 millones de euros que rechazó en la fallida subasta de la entidad catalana. También presentaron una oferta por el banco que Bankia posee en Florida (EEUU), pero no pasó la primera criba.

En cuanto a la actividad durante este primer trimestre, Gómez ha resaltado que el banco ha financiado 1.724 millones de euros en nuevas operaciones de préstamos con pymes y autónomos, un 7,6% más que en mismo periodo de 2012. En este sentido, el consejero delegado ha pedido al Gobierno que la gestión de las nacionalizadas "esté marcada por las buenas formas de comercio". "Esperamos que se mantengan adecuados niveles de competencia", ha afirmado.

De todas maneras, lo más preocupante de los resultados presentados este martes es que el margen de intereses ha caído un 14,5% respecto al primer trimestre de 2012. Y la eficiencia operativa -el Popular siempre se ha caracterizado por su eficiencia- tampoco ha ido bien: ha pasado del 39,08% en el primer trimestre de 2012, al 46,65% este año.

Aun así, Gómez ha afirmado que en la segunda mitad del año estudiarán la vuelta al dividendo. La decisión dependerá de la evolución de la cuenta de resultados, de la demanda del mercado y de la presión regulatoria.

Pablo Ferrer

[email protected]