• Ha crecido un 3,2% frente a las caídas del Santander en España (-17,9%) y del BBVA (-19,5%), también en nuestro país.
  • La entidad ha ganado un 164% más que un año antes a pesar de soportar la integración de Banca Cívica.
  • Los saneamientos han sido duros: 5.956 millones de euros de los que 540 millones han sido por las reclasificaciones.
  • Lo más negativo: el 11,4% de morosidad, muy cercano al 12,12% de la media del sector.
  • Lo más positivo: los 334 millones de euros que ha dedicado a su obra social y asistencial.
  • Para Juan María Nin, el trámite parlamentario de la ley de cajas "saldrá muy bien". ¿Para quién

Camino firme a la normalidad. O al menos es lo que parece que lleva Caixabank a la vista de la presentación de cuentas al cierre de septiembre que ha hecho este viernes.

Un resultado razonable de 458 millones de euros frente a los 173 millones ( 164,5%) con respecto al 2012, y lo califico de razonable pues no hay que olvidar que Caixabank ha sido la entidad que, al menos numéricamente, ha soportado la integración de "entidades de crédito víctimas de la crisis del sistema". Aún colea la integración de Banca Cívica.

Antes de continuar con más datos económicos, conviene detenerse en el posicionamiento en el mercado de Caixabank, donde la entidad es líder en la mayoría de los segmentos: cerca de 14 millones de clientes y 299.332 millones de euros de recursos, 21,3% de cuota en nóminas, 19,9% en pensiones y 14,2% en depósitos y fondos de inversión. Estas son las credenciales que Caixabank presenta siempre cuando ha de demostrar su solidez y su capacidad de vincular clientes.

Puede presumir de ser de las pocas entidades en las que su margen de intereses, 2.936 millones de euros, ha crecido en un 3,2%. Su secreto declarado ha sido, sobre todo, la contención en la remuneración de pasivos de nueva producción y el desapalancamiento.

Al igual que al resto de entidades, los saneamientos, en especial las reclasificaciones de las operaciones de riesgo clientes, han sido aún duros: 5.956 millones de euros, de los que 540 millones lo han sido por estas reclasificaciones.

Parece que la morosidad en la entidad vaya decelerándose, pero un 11,4% parece aún demasiado cerca del 12,12% de la media del sector. Cabe destacar que al igual que el Sabadell, Caixabank se está mostrando muy activa en la colocación de inmuebles adjudicados, quizás con una política más conservadora, pero en lo que llevamos de año han colocado 12.988 unidades por un total de 1.544 millones de euros.

La liquidez continua siendo excepcional con un total de 66.289 millones de euros. La solvencia en los mercados continúa acrecentándose y recientemente colocó una emisión de 1.000 millones en bonos con un margen de 1,7 bsp, con una demanda de 2.800 millones de euros.

Pero Caixabank, al igual que se dice en el fútbol del Barça, es en Cataluña más que una entidad, y parece ser la única que con la reconversión en banco ha conservado intacta su Obra Social, activa después de 110 años desde su fundación, y durante este año han dedicado 334 millones de euros a obras sociales y asistenciales.

Por esa misma razón, y a pesar  de que sus dirigentes han procurado siempre mantener a la entidad al margen de los devaneos nacionalistas de algunos políticos catalanes, no nos resultaría extraño que estos últimos estuviesen contemplando en sus momentos más febriles, contar con Caixabank como embrión de un banco central catalán.

Durante la presentación de resultados, el consejero delegado, Juan María Nin (en la imagen), ha asegurado que el trámite parlamentario de la ley de cajas "saldrá muy bien". Vale, pero ¿para quién

Además, en cuanto a las próximas subastas de NCG Banco y Catalunya Banc, el Ceo de Caixabank ha señalado que el interés por ambas entidades no es excluyente. Es decir, que están interesados en las dos, cosa que ya hemos contado en Hispanidad.

Rodrigo de Silos / Pablo Ferrer

[email protected] / [email protected]