• La actividad sigue renqueando y, a pesar de la caída del empleo, la rentabilidad no mejora.
  • El beneficio de las empresas del IBEX creció un 75% pero si le quitamos saneamientos y extraordinarios, el beneficio real se redujo un 12,7%.
  • Y el dividendo conjunto se desploma.
  • Y la bolsa española todavía no está barata: un PER del 13,2 frente a una media europea del 11.

Veamos con los resultados de los 28 valores de la economía real (empresas no financieras) del IBEX 34 (excluimos a Arcelor Mittal) durante el primer semestre 2013.

El beneficio atribuible recurrente ha sido de 10.019 millones de euros ( 7,1%, aunque con el publicado en su día de 11.354 millones de euros la variación sea del -11,7%). Después de ajustar las deducciones extraordinarias negativas por 654 millones de euros, el beneficio semestral contable es de 9.365 millones de euros ( 2,4%). El dividendo conjunto de 2.370 M€ sufre una importantísima caída del -65,9%.

Otros datos de interés: facturación semestral conjunta asciende a 184.434 M€ (-0,9%, aunque la publicada en su día de 189.548 M€ la variación sea del -2,8%) con un margen del 5,4% (sube desde el 5,1%, aunque con las cifras sin ajustar el margen estaba en el 6%). La Plantilla conjunta de estas 28 compañías es de 1.015.549 empleados (-11%). Si nos fijamos en la productividad media que estas 28 empresas obtienen vemos que las cifras de beneficio por empleado son 9.865 € semestrales (sin cambios) y las de facturación por empleado son de 181.610 € semestrales ( 10%); ello confirma que el ajuste ha sido más por disminución de plantillas que por mejora de facturación o de margen.

En cuanto a las cifras de balance, los Activos totales se cifran en 746.227 M€ (-0,9%), los Recursos propios de 173.045 M€ ( 0,5%), los Pasivos financieros en 344.611 M€ (-0,6%, aunque con la publicada en su día de 311.748 M€ la variación sea del 10%). Y el Valor en Bolsa de 274.348 M€ ( 1,6% en el semestre). Otros cocientes de interés son: el ROA en 1,34% (sigue cayendo 0,15 puntos) y el ROE en 5,8% (menor en 0,6 puntos); el apalancamiento es de 4,3 veces los recursos propios (preocupa la falta de mejoría).

Y la rentabilidad bursátil por beneficio es del 3,65%, es decir, si en el segundo semestre se repiten los resultados del primero, el PER sería de 13,7 veces (las otras Bolsas se mueven alrededor de 11 veces, casi un 20% más baratas que la española de antes de la subida del 20% en el verano comparado con el 10% extranjero, por lo que ahora estaría un 30% más cara).

Resumiendo, la actividad sigue renqueando y, a pesar de la caída del empleo, los márgenes no mejoran. En los resultados y plantilla se aprecian reclasificaciones que no añaden calidad; mientras que en los balances no hay variaciones apreciables, lo que no es bueno, ya que habría sido conveniente una reducción de los pasivos financieros (que no sólo no se ha producido sino que seguramente aumentan casi un 10%).

Veamos con la evolución de los resultados de los bancos. Entre los siete bancos obtienen un beneficio atribuible recurrente de 4.762 M€ que se compara favorablemente con el desastre del año pasado, en que se pierden 933 M€, cuando las pérdidas publicadas por Bankia (-4.400 M€) fueron mayores que la suma de los parcos resultados de los otros seis. Después de ajustar las deducciones extraordinarias positivas por 1.379 M€, el beneficio semestral contable es de 6.141 M€.

El dividendo conjunto de 1.287 M€ sufre una fuerte caída del -25%. Dada la situación esta partida debería haber sido rebajada por lo menos como en el sector real. No obstante, se debe tener en cuenta que en estas cifras los bancos ya han deducido previamente provisiones y deterioros por importe de 14.004 M€ (-42,5%), para atender lo que fallidos y morosos dejen de abonar saneando así los activos sin necesidad de disminuir sus recursos propios en esas cuantías. En el caso de considerar como recurrentes estas cifras generadas por la banca su beneficio total sería de 20.145 M€.

Cae un 14,7%, pero sigue siendo dos veces superior al beneficio del sector real, que ha tenido que pagar los costes necesarios para que los bancos alcancen estos beneficios tan saneados y, además, ha tenido que renunciar al crédito.  

Otros datos de interés: la facturación semestral conjunta asciende a 76.892 M€ (-0,1%); la plantilla conjunta es de 391.851 empleados ( 2,2%); los activos totales llegan hasta los 2.832.796 M€ (-2,3%); los recursos propios son de 173.375 M€ ( 14,1%, aunque con los publicados en su día de 177.422 M€ la variación sea del -2,3%). El resto de pasivos está en los 2.680.866 M€ (-2,4%) y el valor en Bolsa a los 116.661 M€ (-7%, en primer semestre).

En cuanto al apalancamiento bancario es de 16,3 veces los recursos propios (ha subido punto y medio, cuando lo suyo sería no pasar de 10 veces los recursos propios). Visto de otra forma, el coeficiente de garantía sigue siendo de 6,5%, así que todavía quedan por hacer las necesarias ampliaciones de recursos propios, reducir los activos totales o las dos cosas, y seguir dotando provisiones y saneamientos en cantidades cercanas a los 24.000 M€/año hasta 2015 quizá.

Una vez más el saneamiento bancario se refleja como una carga pesada para el sector real de la economía que, no sólo ha sido empujado por el sector bancario en la dirección especulativa errónea, sino que ahora debe sanear sus propios errores y los del sector bancario. Nada más lejano a la razón de ser del sector bancario: reducir los costes del sistema económico ganando dinero.

En resumen, la evolución de los resultados IBEX 34 durante el primer semestre de 2013 queda así: al agregar las cifras de las empresas de la economía real y las de la economía  financiera tenemos una visión de la evolución semestral del conjunto de la realidad económica española que nos dice lo siguiente:

-Las empresas han obtenido en el primer semestre de 2013 unos beneficios atribuibles recurrentes totales de 14.781 M€ ( 75,5%). Si se añaden los saneamientos, las dotaciones y los extraordinarios, la cifra total de beneficio real sería de 30.596 M€ (-12,7%), en la que el sector real tiene una participación del 30% (baja dos puntos) y el sector bancario del 70%.

-El empleo total de estas empresas es de 1.407.400 empleados (-7,6%); su facturación conjunta asciende a 261326 M€ (-0,6%, aunque la publicada en su día de 282.384 M€  variaba en un -7,4%); los activos totales necesarios para esta actividad llegan hasta los 3.025.477 M€ (-2%, aunque con la publicada en su día de 3.472.562 M€ la variación sea de 3%); de ellos, son recursos propios 346.419 M€ ( 6,9%, aunque con la publicada en su día de 354.222 M€ la variación sea del -2,3%).

El Valor en Bolsa de todo ello era de 391.099 M€ (-1,2% sobre principio de año), por lo que la rentabilidad bursátil por beneficio es del 3,78%, es decir, si en el segundo semestre se repiten los resultados del primero, el PER sería de 13,2 veces (las otras Bolsas se mueven alrededor de 11 veces); o sea, la Bolsa española era ya casi un 20% más cara antes de la subida del 20% de las cotizaciones españolas frente al 10% de las Bolsas extranjeras  en el verano, por lo que ahora estaría más cara en un 30% aproximado.

Miriam Prat

[email protected]