• Y al mercado lo castiga: los títulos bajan más de un 3% este viernes.
  • El negocio en los países emergentes sigue ganando peso en el grupo mientras disminuye en España.
  • La entidad tira balones fuera y culpa de los flojos resultados en nuestro país a la eliminación de las cláusulas suelo.
  • Otra luz roja: en un año, la mora total del banco ha pasado del 4,8% al 6,7% por las reclasificaciones de los créditos dudosos.
  • Ángel Cano duda de que un fondo pueda dar estabilidad a NCG Banco.
  • Según el Ceo de BBVA, el crédito no crecerá hasta la segunda mitad de 2014 y la morosidad seguirá aumentando hasta 2015.

A diferencia de los resultados que ayer presentaban Santander y Sabadell, los que presenta BBVA este viernes denotan que la entidad que preside Francisco González, continua un peldaño por debajo en el camino de la recuperación. Los 3.077 millones de euros de beneficio al 30 de septiembre, un 85,8% más que en el mismo periodo del 2012, continúan siendo gracias a los atípicos, y no parece que a corto plazo se vea una mejoría que pueda modificar la composición de su cuenta de resultados.

Si sumamos las diferencias respecto al septiembre anterior, 739 millones de euros de un menor deterioro de activos financieros, 1.068 millones de euros de otros resultados y 1.146 millones de operaciones interrumpidas, son 2.953 millones, la deducción es fácil: BBVA aún no ha roto la tendencia de tener que recurrir al eufemismo de 'la venta de activos no estratégicos' para mantener en positivo sus resultados. Resultados en los que los negocios en países emergentes (México, América del Sur y Turquía) continúan aportando el 58% del margen bruto; España el 29% y EEUU el 10%.

Me perdonarán, pues parece que esté haciendo algún tipo de cruzada con los márgenes de intereses, pero en el momento que se atisba una recuperación en el sector crediticio, que ha recibido la mayor de las ayudas nunca recordadas por parte de las administraciones estatales y europeas, este punto es significativo para un primer diagnóstico de la salud y gestión de las entidades.

Parece que cuando no es por 'nabos es por coles', los malos resultados del margen se atribuyen a causas externas. Esta vez BBVA lo achaca a la desaparición de las cláusulas suelo de las hipotecas. No se le discute que algo tenga que ver en la reducción de un 3,2% interanual (-359 millones de euros), pero las excusas se están acabando y se tendrá que utilizar la imaginación para mejorarlo en términos reales.

Sinceramente, por muy técnica de marketing que sea, no está bien poner en la nota de prensa, que seguramente es lo que el pequeño inversor lee, que BBVA tiene una tasa de mora del 4,6% (excluyendo el negocio inmobiliario) y la del negocio bancario español está en el 6,2%. Son dos valores no comparables. Por favor, pongan la tasa total que en su caso llega al 6,7% y que en septiembre de 2012 era del 4,8%.

En términos reales el incremento interanual ha sido de 6.394 millones de euros. ¿Motivos Una buena parte por las reclasificaciones a dudosos que han tenido que realizar todas las entidades por la alegre interpretación que hicieron de la normativa anterior sobre la clasificación de las refinanciaciones de créditos impagados. Creo que ahora están donde siempre tenían que haber estado y tenemos una idea real de la calidad de los riesgos sobre clientes.

Al igual que otras sociedades, BBVA ha anunciado sus intenciones sobre los dividendos. Primero no hacer pago en enero siguiendo recomendaciones del Banco de España, después fijando entre el 35 y 40% sobre los beneficios los importes a repartir y, por fin, retornar de forma gradual al dividendo en efectivo a partir del 2014, alejándose de las distribuciones flexibles que tan de moda se habían puesto en tiempos, parece pasados, de dificultades de tesorería.

Al margen de los números, para Ángel Cano (en la imagen), la entrada de los fondos en las entidades nacionalizadas no es la mejor opción. Según el consejero delegado del BBVA, los que pujan por quedarse con NCG Banco deben ofrecer un proyecto estable y a largo plazo. "Si un fondo puede darlo, estupendo. Personalmente tengo dudas de que esto sea así", ha señalado.

En cuanto al crédito, Cano se ha mostrado un poco más optimista que su homólogo en el Sabadell. Si este jueves, Jaume Guardiola afirmó que tendremos que esperar hasta 2015 para ver crecer el crédito, el Ceo del BBVA cree que será unos meses antes, en la segunda mitad de 2014. Eso sí, la morosidad seguirá aumentando hasta 2015.

Sea como fuere, Cano cree que el banco pasará los próximos test de estrés con "sobresaliente o matrícula de honor". Puede que sí, pero esos test no dicen si el negocio va bien o va mal. Y no va bien, al menos en España.

Rodrigo de Silos / Pablo Ferrer

[email protected] / [email protected]