• El presidente de Bankia se resiste a Guindos: habla de 2 años para privatizar la entidad.
  • Pero el Gobierno presiona para que el primer paquete (20%) se coloque antes de las elecciones europeas.
  • Todo para mostrar que la reestructuración bancaria va de cine.
  • En cualquier caso, Goiri no ve imposible recuperar todas las ayudas públicas recibidas.
  • Bankia tiene participaciones industriales por valor de 2.000 millones de euros, sin contar Iberdrola.
  • El problema sigue siendo el negocio típico: cae el margen de intereses (-19,8%) y las comisiones también disminuyen (-2,9%).

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen), no quiere modificar la estructura directiva de la entidad. En otras palabras, no quiere un consejero delegado -ahora, el número dos, José Sevilla, es director general-. Pero tampoco está por la labor de hacer fichajes. Le basta con su equipo actual, del que se ha mostrado muy orgulloso este lunes, durante la presentación de resultados de 2013. La incorporación de nuevos consejeros también está descartada, al menos en el corto plazo.

Según Goiri, un plazo razonable para la privatización de Bankia serían 2 años. El banquero ha admitido que hay "apetito del mercado", aunque sostiene que el primer tramo de la colocación se debe realizar de manera cautelosa. Lo importante, según Goiri, no es tanto el precio al que se coloque sino que deje "buen sabor de boca".

En este sentido, el presidente de Bankia ha admitido conversaciones informales con el FROB y con Economía, aunque ha asegurado que aún no hay un plan definido. Ha recordado que la intención del FROB es poner en marcha un concurso para nombrar un asesor estratégico global para una posible colocación, "y entiendo que están en ese proceso".

Pero el Gobierno tiene prisa, al menos para que la entidad privatice un 20% antes de las elecciones europeas del próximo 25 de mayo. Según todas las previsiones, la venta será un éxito y permitirá al Gobierno mostrar que la reestructuración bancaria va viento en popa.

En cualquier caso, Goiri no ve imposible recuperar todas las ayudas públicas recibidas, contradiciendo así al presidente del BBVA, Francisco González, que el viernes pasado afirmó que esas ayudas no se podrán recuperar de ninguna manera.

Una de las claves para devolver el dinero público será la venta de las participaciones industriales de la entidad que, según el número dos, José Sevilla, tienen un valor de 2.000 millones de euros, sin contar el 5% que posee de Iberdrola.

Sin embargo, el problema de Bankia sigue siendo el mismo: el negocio típico bancario. En 2013, el margen de intereses cayó un 19,8% y las comisiones disminuyeron un 2,9%.

Pablo Ferrer

[email protected]