• Y 45.000 millones más para el banco malo (SAREB).
  • El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, desglosa: 18.000 millones para Bankia, 9.000 para Catalunya Banc y 5.500 para NCG Banco.
  • A cambio, el balance de los bancos nacionalizados tendrá que reducirse un 60% durante cinco años y la red de oficinas a la mitad.
  • Lo lógico es que las plantillas disminuyan en la misma proporción salvo en NCG Banco, donde habría empleados que pasarían a EVO, en proceso de venta a terceros.
  • Importante. Bankia seguirá sólo pero la entidad catalana y la gallega deberán integrarse en un banco mayor.
  • Preferentistas: primero quita y luego con canje por acciones.
  • Y ojo, porque antes del 20 de diciembre, la Troika se decidirá qué se hace con Liberbank, CEISS, BMN y Caja3.

El vicepresidente de la comisión Europea, el español Joaquín Almunia (en la imagen) explicaba desde Bruselas, en la mañana del miércoles, el plan de rescate bancario a los bancos nacionalizados en España. Eran cuatro, pero como la tarde anterior se hacía pública la venta del Banco de Valencia a Caixabank, nos quedan tres: Bankia, Novacaixa Galicia (NCG Banco) y Catalunya Banc (CX).

Vamos con los datos del plan de la Troika presentado por Almunia. Los tres bancos recibirán préstamos blandos por valor de 37.000 millones de euros. Bankia se lleva 18.000, Catalunya Banc (CX), 9.000; Nova Caixa (NCG Banco), 5.500 y Banco De Valencia (ya anunciado) se queda con 4.500 millones, aunque, en este caso, con un EPA añadido más línea de liquidez. Todo ello en beneficio de su comprador, Caixabank.

Importante: minutos antes la intervención de Almunia, en el Congreso de los Diputados, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, anunciaba que las condiciones de este crédito blando de 37.000 millones (mala coordinación Madrid-troika, dado que Guindos habló de 40.000) se otorga a menos del 1% de interés, cuando se había hablado del 1,5%. Así, aseguraba Guindos en sede parlamentaria -según la cursilería al uso- "el coste para el contribuyente será muy inferior a los 20.000 millones de euros que ustedes -el PSOE de Zapatero- emitieron en el FROB".

Además, los bancos nacionalizados traspasarán al banco malo (SAREB) otros 45.000 millones de euros en inmuebles. Con un descuento medio del 60%. Desglosado: un 63% de descuento para los inmuebles adjudicados y entre un 46 y un 54% para los préstamos morosos de promotores. En promedio, la rebaja será del 50%.

A cambio, las tres entidades nacionalizadas tendrán que reducir, durante un periodo de cinco años, su balance en un 60% y su red de oficinas en un 50%. Eso supone que, en principio, la reducción de plantilla iría en esa misma línea. Salvo que, como ocurre con NCG Banco, se traspasen oficinas y plantilla a un banco filial en venta (EVO). ¿Y las condiciones de despido? Eso es cosa de cada banco, aclara Almunia. Y, por cierto, la proporción entre depósitos y préstamos tendrá que ser del 100 por 100.

Más condiciones para recibir esos créditos blandos: los bancos ayudados tendrán que dedicarse a banca minorista, no podrán hacer préstamo promotor ni banca de inversión, tendrán que vender todas sus filiales y participadas industriales (están a precio de risa en bolsa, lo que supone un problema) y, en el periodo de cinco años, sólo seguirá Bankia, porque Novacaixa y Catalunya Caixa tendrán que "integrarse en otra entidad financiera". Ya explicamos que CX está en subasta pero que NCG Banco pretende seguir en solitario, buscando inversores que compren el 96% del capital en manos del Estado español. Ahí puede haber lío.

Además, ninguno podrá expandirse por otras regiones donde ahora no tenga presencia y, por supuesto, ni por el extranjero. Tampoco podrán hace adquisiciones. O sea, en la jerga del sector: dedicarse a la 'banca villana' y sin crecer.

Preferentistas y titulares de deuda subordinada: habrá quita y posterior canje por acciones. Almunia se niega a concretar la quita. Eso deberá hacerlo el FROB.

Los bancos nacionalizados no podrán hacer ofertas comerciales arriesgadas, no podrán hacer publicidad de los créditos blandos recibidos.

Y más: los bancos del Grupo II (Liberbank, Caja3, CEISS y BMN) tienen hasta el 20 de diciembre para auto-recapitalizarse o serán nacionalizados y subastados. Y ojo, porque están pendientes las recapitalizaciones de Popular, Unicaja e Ibercaja.

En resumen, una aportación generosa de dinero europeo en forma de créditos blandos pero a costa de unas exigencias tremendas. Serán bancos tutelados por la Troika. Eso sí: aquí no quiebra nadie... que es lo que debería haberse hecho desde el primer momento. Y continúa vigente el peligroso concepto de banco de riesgos sistémico. Por eso, al único que se le permite seguir en solitario es a Bankia... porque tiene riesgo sistémico.

Y lo peor: ¿cómo va a afectar este rescate a las empresas españolas participadas por esos bancos? Hablamos de Iberdrola, Iberia, Sacyr, Mapfre, NH, Oleo... nada menos.

Eulogio López

[email protected]